El escándalo de los cupos raciales en Francia enfrenta a los héroes del 98

Thuram y Vieira piden la dimisión del seleccionador Blanc, ex compañero suyo en el Mundial de Francia

El escándalo desvelado hace una semana por el digital Mediapart sobre la presunta decisión tomada por directivos de la Federación Francesa de Fútbol de introducir cupos raciales en los centros de formación ha hecho añicos la imagen de unidad de la Francia multiétnica campeona del mundo del 1998. En el centro de las acusaciones se encuentra el entrenador Laurent Blanc, él mismo uno de los héroes de aquella selección. Dos de sus ex compañeros, Lilian Thuram y Patrick Vieira, han pedido públicamente su dimisión, mientras que otros pesos pesados como Bixente Lizarazu, Christophe Dugarry o Didier Deschamps, han salido en su defensa. Un silencio ensordecedor es el de quien fue el alma de aquel equipo, Zinedine Zidane.

Más información
Blanc es declarado inocente

"Esta historia es un escándalo. Me resulta chocante", aseguró hace unos días Patrick Vieira, en una entrevista al diario Le Monde, aunque matizó que no piensa que Blanc sea racista. "Me costaría entender que esos dirigentes mantuvieron sus puestos". Unos días antes ya se había pronunciado Thuram, quien denunció nada más filtrase el contenido de las conversaciones en una reunión a finales de 2010 entre Blanc y los directivos técnicos de la federación una "situación clara y nítida de discriminación". En ella acuerdan limitar al 30% la cantidad de jugadores binacionales africanos.

Dugarry contraatacó revelando esta anécdota que se remonta a la noche de la final del Mundial 98:"estábamos tomando fotos con la Copa del Mundo, entre nosotros. Y Lilian dijo: 'Venga los negros, hacemos una foto todos juntos' (....) A nadie se le ocurrió pensar que Lilian era racista". Algo menos vehemente, Lizarazu reconoció que las palabras de Blanc habían sido "desafortunadas" pero aseguró que "Laurent Blanc debe quedarse". "Ha devuelto presencia al equipo de Francia, con un equipo mestizo, con Alou Diarra de capitán".

En el mismo sentido se ha pronunciado Marcel Desailly, para quien "no se trata para nada de un asunto de racismo". A la defensa de Blanc se sumó ayer el ex capitán Didier Deschamps, actual entrenador del Olympique de Marsella. Se mostró "muy triste" por su amigo Blanc, quien considera está siendo atacado como hombre. "Cada uno puede expresarse aunque por supuesto es mejor tener un poco de distancia y de moderación", añadió, en referencia a las declaraciones de sus compañeros.

Lo cierto es que lejos de amainar, la polémica no hace más que crecer a medida que pasan los días. Las acusaciones reveladas por Mediapart han provocado la destitución temporal del director técnico nacional Blanquart, a la espera de las conclusiones de una investigación interna de la Federación. En paralelo el ministerio de Deportes ha abierto su propia investigación, cuyas conclusiones se esperan para el lunes.

'Once' titular de Francia en las semifinales contra Croacia en 1998.
'Once' titular de Francia en las semifinales contra Croacia en 1998.PEDRO UGARTE (AFP)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS