Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fisher rescata al Madrid en la montaña rusa

Los de Molin se imponen al Caja Laboral en un duelo loco y gracias a los 19 puntos del pívot

El cuajo competitivo del Baskonia se ha convertido en un aspecto inmutable. Los de Dusko Ivanovic se bastan para complicar la vida a cualquiera a pesar de sus limitaciones. La puesta en escena en la Caja Mágica no pudo ser más contundente. Barac y, sobre todo, Teletovic se comieron de salida a los pívots madridistas y martillearon ambas pinturas en defensa y en ataque. Entre ambos lograron 20 de los 41 puntos de su equipo antes del descanso y, ayudados por San Emeterio y Batista, echaron el candado al rebote.

El Madrid solo encontraba respuesta en los puntos y la vigorosa dirección de Sergio Rodríguez y en la fiabilidad de Carlos Suárez. Poco argumento para sostener la embestida del Caja Laboral. Mediado el segundo cuarto el marcador reflejaba la superioridad visitante con un esclarecedor 20-37. Ni Tomic, ni Reyes encontraban caminos en ataque ni soluciones en defensa.

Real Madrid 75 - Caja Laboral 71

Real Madrid (16+16+24+19): Sergio Rodríguez (16), Suárez (8), Tucker (5), Tomic (9) y Reyes (10) -quinteto inicial- Llull (3), Fischer (18), Mirotic (5) y Velickovic (1)

Caja Laboral (20+21+6+24): Huertas (11), San Emeterio (5), Oleson (1), Teletovic (22) y Barac (9) -quinteto inicial- Batista (12), Logan (6) y Ribas (5).

Árbitros: Arteaga, Benjamín Jiménez y Munar.

Incidencias: partido de la trigésima primera jornada de la Liga ACB disputado en la Caja Mágica, de Madrid, ante 6.253 espectadores.

Pero algo tiene el grupo de Molin, tan imperfecto como voluntarioso, que es capaz de agitar cualquier partido hasta encontrar la tecla. Un parcial de 7-0 a la vuelta de los vestuarios ajustó los guarismos (39-41) y rearmó de confianza a los blancos que apretaron los dientes en defensa. Fisher agrandó su figura ?19 puntos y 23 de valoración? y afinó la muñeca. Seis puntos consecutivos y un tapón de la torre estadounidense, devolvieron la ventaja a los blancos sellando la remontada con un aplastante parcial de 36-10

El impulso madridista, acostumbrado a vivir en la montaña rusa, dejó sonado al Caja Laboral. Pero, en un elogio de la imprudencia, los de Molin bajaron los brazos y encajaron otro parcial de 4-16 que les puso el susto en el cuerpo en el último minuto. No le llegó al Caja Laboral para rematar la sorpresa (76-71). Los blancos se recuperaban del patinazo de la jornada anterior en Zaragoza con otra victoria en el alambre. Llena de imperfecciones, cargada de mérito.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.