_
_
_
_
_

Nadal sigue intratable

El manacorí supera a Monfils y entra en las semifinales del Open Banc Sabadell habiendo cedido solo 10 juegos - David Ferrer sufre una sobrecarga en su pierna derecha, pero se impone a Jurgen Melzer

Es cierto que sus rivales no tenían un gran peso específico en el contexto del tenis mundial, pero la superioridad de Rafael Nadal en el Open Banc Sabadell-Trofeo Godó de Barcelona está siendo tal que acaba resultando insultante. Nadal venció esta tarde al francés Gael Monfils por un doble 6-2 en 1 hora y 14 minutos y entró en las semifinales habiendo cedido solo 10 juegos en todo su recorrido. Su próximo rival será el croata Ivan Dodig, que eliminó a Feliciano López (6-4, 2-6, 6-4). En la otra parte del cuadro, el también español David Ferrer, 4º cabeza de serie, sufrió una sobrecarga en su pierna derecha pero acabó imponiéndose al austriaco Jurgen Melzer por 6-3, 6-3. En semifinales jugará contra Nicolás Almagro, que venció a Juan Carlos Ferrero (6-3 6-3).

Más información
"Mi único guion es salir a ganar"

Hasta los cuartos de final, Nadal había eliminado a Daniel Gimeno-Traver y al colombiano Santiago Giraldo, dos jugadores que están todavía buscando su ubicación en la clasificación mundial. Por tanto era lógico imaginar dos victorias relativamente cómodas de Nadal. Pero Monfils es el noveno jugador mundial y un tenista con experiencias importantes en el circuito profesional: fue semifinalista de Roland Garros en 2008, cuartofinalista en el Open de Estados Unidos el año pasado y finalista del Masters 1000 de París-Bercy en 2009 y 2010. No es un cualquiera.

"Al contrario", reconoció Nadal al analizar el partido. "Es uno de los mejores del mundo. Está en el top ten y el ranking no engaña. El partido fue duro al principio, pero después se fue abriendo para mí cuando él se dio cuenta que jugando desde el fondo tenía pocas opciones y decidió acortar los puntos, haciendo dejadas y subidas a la red. Éste no es su estilo de juego. Creo que mentalmente se vino abajo bastante antes de lo que yo esperaba".

El partido tuvo realmente poca historia. El Monfils que solo un día antes se había visto frente a su compatriota Richard Gasquet había desaparecido. No porque su nivel de juego cayera en picado, sino porque se enfrentaba al número uno. Y eso no sólo le obligaba a buscar algo más en su juego y a jugar en los límites, sino que le condicionaba mentalmente por el ascendente que Nadal tiene sobre la mayoría de jugadores.

"Para mí ésa no es la cuestión. Yo no me siento superior a nadie. No existe un guión previo según el cual debo estar en las rondas finales", respondió el mallorquín. "Mi guión es siempre el mismo, salir a la pista y dar lo mejor de mí mismo para ganar el partido y ascender una ronda. Ahora, mi guión es saber que estoy ya en semifinales y que me quedan dos partidos muy difíciles por disputar. Me tomo muy en serio cada partido". Si Nadal gana su próximo partido, habrá alcanzado la cifra de 500 victorias.

Y todo el mundo en Barcelona se imagina ya una final entre Nadal y David Ferrer, a la espera de un partido que se plantea apasionante frente a Almagro. El valenciano dijo en una de sus conferencias de prensa, que estaría muy satisfecho si pudiera disputar la final en todos los torneos aunque las perdiera con Nadal. "Es que llegar a la final ya es muy importante", matizó ayer el mallorquín. "Y ojalá que, además de la que jugamos la semana pasada en Montecarlo, nos encontremos en muchas más. Porque Ferrer es un gran jugador y una persona excelente que ha luchado mucho para llegar donde ahora está".

Rafa Nadal, durante el partido de hoy.
Rafa Nadal, durante el partido de hoy.ANDREU DALMAU (EFE)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_