Derbis de doble velocidad

El Caja Laboral casi siempre vence en este tipo de duelos ante el Bilbao Basket aprovechando debilidades defensivas, pero el equipo de Katsikaris va perdiendo inseguridad y gana recursos

El Caja Laboral y el Bizkaia Bilbao Basket responden de forma muy distinta cuando les toca medirse entre sí en competición. Ambos equipos se han enfrentado en 19 ocasiones (13 veces en liga regular, dos eliminatorias por el título, una en Supercopa y tres en Copa de Rey) desde la temporada 2004/2005. De entre todos esos partidos, el equipo de Fotis Katsikaris ha ganado solo cuatro, siempre en liga regular. Un dato que permite deducir que los vitorianos se mueven mejor en las grandes ocasiones al saber sacar a relucir mejor y mucho antes sus armas. Así, por ejemplo, en los play-offs por el título de 2009 el entonces TAU Cerámica se apoyó en su acierto exterior y en las abundantes pérdidas de balón del rival para vencer de forma más ajustada en la ida (90-86) y de forma mucha más holgada (76-97) en la vuelta. El Bizkaia Bilbao Basket mantuvo su fuerza en los rebotes, pero la mayor experiencia y poderío físico vitoriano impidió al equipo bilbaíno alcanzar la victoria, pese a su acierto en canasta.

La Copa del Rey suele ser escenario de derbis mucho más igualados, al menos, en arrojo y juego agresivo por ambas partes. Sin embargo, en las tres ocasiones en que se han enfrentado en esa competición quedó patente que el principal problema de los bilbaínos era que su defensa, no llegaba a todo y las posesiones rivales, que se le hicieron eternas. Tampoco es fácil contrarrestar el poderío de sus figuras en la canasta. El Caja Laboral pisa con más seguridad en los momentos clave, pero el equipo bilbaíno ha ido ganando en este terreno y va sumando más recursos. Así el último enfrentamiento en Copa, el pasado mes de febrero, que el Caja Laboral ganó por solo dos puntos, mostró a un Bizkaia Bilbao Basket más intenso que pudo presumir de un inspirado Vasileiadis.

En la Supercopa de 2008, que de hecho ganó el TAU ante el CAI Zaragoza (85-86) con un triple de Mirza Teletovic, el equipo de Ivanovic se enfrentó al partido esgrimiendo su gran talento ofensivo. Las estrellas del equipo vitoriano y muy concretamente, Splitter, justamente recompensado con el MVP del torneo, erosionaron profundamente la resistencia local (73-85), voluble en las grandes citas. El pívot brasileño martilleó continuamente el aro rival. Muchas veces fue la acción conjunta de los sólidos jugadores del equipo vitoriano la que consiguió maniatar a los bilbaínos.

La falta de posibilidades de rotación en el banquillo baskonista se dejan notar en la actualidad, pero no siempre fue así. En los derbis de liga regular, el Baskonia casi siempre ganó, ya fuera por diferencias abismales (57-104) en 2004 o por ventajas más discretas. De hecho, a medida que han ido pasando los años la distancia en el marcador es más reducida entre ambos equipos. El último derbi de liga se saldó con la victoria del Bizkaia Bilbao Basket, más coordinado en su labor coral, el pasado mes de diciembre (99-95) y evidenció que los conjuntos de Ivanovic y Katsikaris siguen teniendo personalidades muy distantes. Así, el equipo bilbaíno ha conseguido reducir distancias y encontrar un estilo propio con el que ha llegado a hacer sudar a los vitorianos, quienes siguen demostrando que son expertos en situaciones difíciles cuando les toca medirse a los hombres de negro. Este domingo ambos equipos sumarán un nuevo derbi a su historial (12.30, ETB-1) en el Buesa Arena que decidirá la cuarta y quinta plaza de la clasificación ACB. Es decir, que determinará el factor cancha en las eliminatorias.

Blums entra a canasta ante la oposición del escolta del Caja Laboral David Logan.
Blums entra a canasta ante la oposición del escolta del Caja Laboral David Logan.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS