Por fin, a la final a cuatro

El Madrid llega 15 años después a disputar el título de la Euroliga

Una eternidad después, el Madrid vuelve a una final a cuatro de la Euroliga. Como no podía ser de otra forma, lo hizo con un ejercicio de sufrimiento que no terminó hasta el último minuto, exigido por la resistencia del Power y lastrado por la ansiedad que le ha provocado esta esquiva competición.

No es el mejor Madrid que ha habido durante esta enorme sequía, pero hizo lo que no lograron los anteriores: aprovechar su oportunidad. Tremendo mérito que ya no se lo podrá quitar nadie, más si cabe ante la montaña rusa que ha vivido esta temporada, con la espantada de Ettore Messina a mitad de curso y su difícilmente explicable ciclotimia. Eso sí, siempre guardaron lo mejor para esta competición, auténtico fetiche del Real Madrid.

Real Madrid 66 - Valencia 58

Real Madrid: (11+29+18+8): Prigioni (6), Llull (9), Suárez (12), Reyes (7), Tomic (9) -quinteto inicial- Mirotic (7), Tucker (12) y Fischer (4).

Power Electronics (17+25+9+7): Cook (0), Rafa Martínez (16), Savanovic (19), Pietrus (0), Javtokas (3) -quinteto inicial- Navarro (2), Lishchuk (6), De Colo (6) y Richardson (6),.

Árbitros: Drabikovsky (UKR), Pukl (SLO) y Sahin (ITA).

Incidencias: Quinto partido de los cuartos de final disputado en la Caja Mágica de Madrid. Lleno. 12.093 espectadores, entre ellos quinientos seguidores del equipo valenciano.

Más información

Llegados a un quinto partido y con tan suculento premio en juego, la respuesta emocional resulta tan importante como la de las piernas. En este aspecto el Madrid parecía a priori más exigido. Por cuestiones históricas, objetivos previos y jugando en casa, la mochila madridista se presentaba más cargada y la puesta en marcha del partido confirmó esta teoría.

Mientras el Power resultó reconocible desde el salto inicial, al Madrid le podían sus nervios. Los valencianos tenían cuajo para moverse con coherencia en un ambiente muy cargado, a lo que ayudó mucho Savanovic, primer jugador que cogió el partido por los cuernos. El jugador serbio es un tesoro. Se mueve por todo el campo con gran inteligencia, sabe elegir dependiendo de las circunstancias del juego y tiene una muñeca muy precisa. Se merendó a Felipe Reyes hasta el punto de que Emanuele Molin, entrenador madridista, tuvo que cambiarlo por Mirotic para frenar su demoledor arranque (2-11, minuto cinco con 9 puntos de Savanovic).

No cambió mucho el panorama, pues el problema, personificado en ese duelo, iba mucho más allá. Nervioso, desubicado, el Madrid no terminaba de encontrar su ritmo. El Power, en cambio, y casi siempre a partir de su juego de bloqueos entre bases y hombres altos en la cabecera de la zona, encontraba soluciones para confirmar su inicial ascendencia. Un triple de De Colo sumado a una canasta del forzudo Lishchuk colocó a Madrid en una posición que le hizo reflexionar (13-23, minuto 2 del segundo cuarto).

A pesar de que para las características de su plantilla no parece lo más recomendable, el Madrid tiene querencia por un juego demasiado masticado, al gusto de su base titular, Pablo Prigioni.

A ese ritmo la final a cuatro se le estaba poniendo cuesta arriba, por lo que decidió convertir el juego en algo mucho más anárquico que lo que suelen pedir los entrenadores. Nadie mejor que Tucker para representar este estilo que si bien no puede ser base de actuación, sí que para el Madrid es un buen recurso.

El partido perdió academicismo y los blancos se sintieron por primera vez cómodos. Las canastas comenzaron a llegar con mayor frecuencia y rompieron a sudar jugadores que parecía helados. No se descompuso el Power, pero su baloncesto comenzó a ir a remolque y mostrando debilidades, como el rebote defensivo, (donde Felipe causó estragos) uno de los talones de Aquiles valenciano en esta serie. Con un fulgurante inicio en el tercer cuarto, el Madrid tomó el mando (52-46, minuto cinco). Sin excesivas reglas, con más corazón que cabeza, pero logrando lo que buscaba. Incluso más, pues Javtokas se iba al banquillo con cuatro faltas con un mundo por jugar.

Savanovic intentó recomponer a su equipo, lastrado por la mala versión de Cook y De Colo o la poca incidencia de sus pívots, pero el partido había cogido una dinámica que dejó al Madrid a las puertas del éxito (60-51 a falta de ocho minutos). Entonces se apagaron las luces de la Caja Mágica. Ambos equipos se colapsaron. El Madrid no podía rematar, el Power no lograba ponerse a tiro. En los ocho minutos restantes, el parcial fue de 6-7 para los valencianos. Esta vez, compartir miserias no le importó al Real Madrid

Quince años de intrascendencia europea terminaron por fin para el Madrid. El alivio deportivo e institucional debe suponer un revulsivo para una sección y un colectivo demasiado dubitativo hasta ahora. Hay base para hacer un gran equipo. Por de pronto, lo que han logrado merece un voto de confianza.

Tomic y Mirotic celebran el triunfo
Tomic y Mirotic celebran el triunfoJAVIER SORIANO (AFP)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción