_
_
_
_

"Esto es fútbol y mañana es domingo"

Mourinho achaca la derrota a la mala suerte y a la poca creatividad

El Madrid era el único equipo que no había perdido en su campo esta temporada. Ni en la Liga, ni en la Copa ni en la Champions: 22 partidos, 22 victorias. Hasta ayer. Hasta que De las Cuevas batió a Casillas. Con ese gol acabó mucho más que una racha positiva, mucho más que el récord de José Mourinho (nueve años sin perder un partido liguero en casa). Acabó el campeonato para los blancos. "Si perdemos mañana, perdemos la Liga", dijo Mourinho el viernes. "¿Opina lo mismo?", le preguntaron anoche. "Mientras las matemáticas digan que no, es que no. Pero, visto con objetividad y pragmatismo, si la distancia con el Barça aumenta de cinco a ocho puntos, es prácticamente imposible", respondió.

Más información
El Madrid se queda sin plan
Mourinho pierde su primer partido de liga en casa en nueve años y un mes
Y Mou felicitó a Preciado

Mourinho achacó la derrota a la mala suerte, a la mentalidad y al juego tan defensivo del rival y, en su versión más filosófica, a que así es el fútbol. "Defender, defender y defender..., tirar una vez a puerta y marcar un gol es lo que ha hecho el Sporting. Es el fútbol. Nosotros tuvimos cinco ocasiones y no marcamos. Esto es fútbol y mañana es domingo", apuntó.

Había optado por el músculo de Lass y Khedira y el toque de Granero, el único jugador de creación que le quedaba (no estaban Alonso, Marcelo, Cristiano y Benzema). Y con empate a cero decidió poner a otro delantero, Higuaín, a costa de Granero.

"¿Por qué quitó a Granero?", le plantearon. "Porque quería jugar con dos atacantes fijos", contestó. Sin Lass o Khedira, también habría podido hacerlo. "Hoy jugamos sin los jugadores más creativos del equipo. Nos faltó creatividad. Nos faltó además contra un equipo encerrado atrás. Había que intentarlo de otro modo. Con un fútbol más directo, con pelotazos arriba, con el balón más alto. Y tuvimos más oportunidades...", prosiguió. Se quejó de que faltara creatividad y, sin embargo, en el momento clave decidió prescindir de Granero, el único que podía aportar fútbol y toque. "Había que quitar a uno del centro del campo y quité al que menos ritmo y menos minutos tenía en las piernas", alegó. Y añadió: "¡Si hubiera querido empatar el partido a cero, lo habría hecho! Pero el empate era un mal resultado. Contra el Tottenham, el martes -ida de los cuartos de la Champions-, no lo será. Si empatásemos en casa, no sería un drama porque iríamos a jugar la vuelta a Londres".

En principio, tal y como dijo el viernes, no podrá contar con Marcelo, Cristiano y Benzema, pero sí recuperará a Xabi, que era baja por sanción. Además, Di María se marchó anoche con una contusión en el cuádriceps de la pierna izquierda. "¿Si Cristiano tiene alguna posibilidad? La tiene si él y su entrenador se arriesgan. Los médicos dicen que no está preparado. Si Cristiano y yo decidimos que juegue, jugará. Es un riesgo suyo y mío. Mañana lo vamos a ver. Hablaremos también con Marcelo y Benzema. El departamento médico me ha dicho que Marcelo tiene para dos semanas y que Cristiano estará para Bilbao -el próximo sábado- y Benzema para Londres. Igual paso por encima del departamento médico y voy a arriesgar. No sé", dijo.

Mourinho niega que ahora tenga que hacer de psicólogo: "Espero que los jugadores sepan que el fútbol es fútbol. Que se puede perder sin dignidad y con dignidad, dándolo todo, como hoy, aunque con limitaciones. Los jugadores no tienen motivo para estar muertos. La suerte es parte del juego y nuestro rival la ha tenido toda".

El portugués lanza el balón al campo durante el partido
El portugués lanza el balón al campo durante el partidoCLAUDIO ÁLVAREZ
Vídeo: AGENCIA ATLAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_