Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pausa del Valencia

Cook, el base que doblegó al Real Madrid en la Euroliga, es la extensión de Pesic en el campo

Omar Cook, un base negro de Brooklyn (EE UU), es el director de juego de la selección de baloncesto de Montenegro. Una estampa poco usual, pero que no desentona en la carrera de un jugador que ha trascendido el falso tópico del alocado jugador americano para encarnar en el parqué el estilo cerebral de su entrenador en el Power Electronics Valencia, Svetislav Pesic, que ha revolucionado el equipo desde su llegada.

"Omar es un poco el reflejo del equipo", explica Toni Muedra director deportivo del Valencia. El conjunto comenzó fatal la temporada, perdiendo cinco de los primeros seis encuentros ligueros, lo que condujo a la destitución de Manolo Hussein al timón del equipo y la llegada de Pesic, un técnico con gusto por el control de los partidos y los marcadores escuetos. "Cook también empezó mal el año ya que llegó fundido del preeuropeo [logró clasificar a Montenegro para el Europeo de Lituania que se disputa este verano, por delante de equipos como Italia o Israel]. Pero con el cambio de entrenador cada vez ha ido entendiendo mejor su rol. Ahora mismo su conexión con Pesic es muy importante, llevando al equipo y encontrado a los jugadores en el momento necesario", reflexiona el director deportivo valencianista. "Se nota cuando el base de tu equipo piensa primero en sí mismo, no como Omar, que se preocupa más en los compañeros que en él", resalta el alero Víctor Claver, uno de los referentes del equipo valenciano y que no puede disputar la serie por lesión.

Cook, que tiene 29 años y ayer fue fundamental con 20 puntos y seis asistencias en la victoria que igualó la serie contra el Real Madrid, atraviesa uno de sus mejores años tras su decepcionante salida de Málaga el curso pasado, donde el Unicaja le rescindió el contrato. "Ha dado un paso adelante y eso el equipo lo está notando, sobre todo en los últimos partidos de la Euroliga", explica Claver.

Su llegada a Valencia se vio favorecida por la necesidad del equipo de apretarse el cinturón económicamente y por sus características como jugador. "Nando de Colo [el otro base del equipo, además del canterano José Simeón] puede jugar también de escolta y se siente importante anotando por lo que buscamos a alguien que complementara ese rol", explica Toni Muedra. "Cook tiene una cosa que no tienen muchos bases: la pausa. Él es el que marca el ritmo al que queremos jugar". Así lo reconoció ayer el técnico del Real Madrid: "Nos ha dado una lección. No hemos entendido que el hombre a parar era él. Ha llevado el ritmo en todo momento y nos ha metido 20 puntos. No se puede decir más".

Su carrera ha tenido mucho de trotamundos. Desde la Liga de Desarrollo de la NBA -incluida una pequeña aparición de 22 encuentros en la propia NBA entre Portland y Toronto- ha pasado por Bélgica (Dexia Mons-Hainaut), Francia (Estrasburgo IG) y Rusia (Samara), recalando en el Estrella Roja de Belgrado antes de dar el salto a la ACB. Pese a que durante su estancia en el Unicaja se le criticó por precipitarse en algunos finales del partido, la llegada de Pesic al Valencia parece haber sacado a la luz la faceta más serena del director de juego neoyorquino. "Es curioso, porque parece un tío muy serio y que va siempre con cara de enfadado, pero luego es alguien muy agradable y con quien es muy fácil compartir vestuario", sostiene Claver.

Muedra se explaya sobre la progresión que ha vivido el jugador. "Omar siempre ha podido anotar, pero en el último año y medio la evolución de su juego le ha llevado un poco a olvidarse de ello, aunque sigue siendo una amenaza [ayer anotó cuatro triples]. La dinámica le ha llevado a defender, dirigir y acabar los partidos con ocho asistencias". No en vano, el base es el tercer máximo asistente de la Euroliga (promedia 5,44) y el segundo de la ACB (5,23). Lo que más impresiona a Muedra es "su capacidad para dominar el juego, tanto en ataque como en defensa". Claver subraya si implicación con el técnico: "Siempre está preguntándole cosas, hablando con él. A fin de cuentas es el encargado de ejecutar las órdenes de Pesic".

Pesic, el hombre que escribe las partituras que Omar interpreta en pista, resumió el partido de anoche en dos puntos clave. Uno, lograr controlar el rebote ofensivo del Madrid. El otro, contar con "un magnífico director de orquesta". Se refería a Omar Cook.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.