El otro Karim

El francés marca su tercer doblete seguido y Mourinho dice que ahora "hasta baja a defender los córners"

Karim Benzema fue recibido anoche en el vestuario entre el vacile general. El de sus compañeros y de su técnico. Eso confesó José Mourinho. "Le hemos dicho un poco en broma que ahora hasta en los corners defensivos baja a su área y gana balones en el primer palo". Dice el técnico portugués que Benzema es otro, que está feliz, que nada tiene que ver con el jugador de hace un año o un par de meses. Dice Benzema que si está así es gracias a Mou.

Entre los dos ha vuelto el amor. Tras varios meses quejándose de su indolencia dentro del campo, pidiéndole un día sí y otro también que participara más en el juego del equipo, el delantero francés ha respondido a las exigencias de su entrenador. En el campo y con goles. Lleva seis en los últimos ocho partidos. Lleva, además, tres dobletes en los últimos tres (Málaga, Racing y Hércules). Lleva también otro ritmo en las piernas, se le ve más ágil, más flaco, y más participativo.

Más información
Benzema da descanso al Madrid

Si antes del partido de ida de Champions contra el Lyon Benzema era la segunda opción, ahora el francés ha puesto en apuros a Mourinho. "Me gustan estos problemas, estas dificultades de no saber a quién elegir. Karim está bien, está mejor que nunca, hace cosas que antes no hacía en el campo. Y se le ve feliz", explico el entrenador blanco. En los dos últimos partidos, y debido a la ausencia por lesión de Cristiano Ronaldo, Benzema ha compartido delantera con Adebayor. "Han trabajado bien. Sin Cristiano el equipo es diferente, tiene otra filosofía y otra forma de jugar y necesita que todos trabajen colectivamente. Lo han hecho. Adebayor trabajara para Karim y Karim para Adebayor. Me han gustado", analizó Mourinho.

Benzema parece haberse despertado a tiempo. Justo antes de la eliminatoria clave de Champions. Y justo después de la llegada de Adebayor en el mercado de invierno. En la dirección deportiva se plantearon incluso venderle en verano si ni siquiera un motivador como Mourinho conseguía despertarle. De los 38 partidos jugados esta temporada (en las tres competiciones), Benzema ha sido suplente en 15; de las 23 veces que ha empezado como titular fue sustituido en 15, más de la mitad. Señal inequívoca de su falta de continuidad. Algo con lo que parece haberse reencontrado ahora. "Vamos a ganarle al Lyon el miércoles y espero ser titular", dijo anoche mientras se marchaba de la zona mixta.

"Será un partido difícil", le hizo eco Mourinho. "Pero para mí solo hay una cuestión", prosiguió el técnico. "La cuestión es si jugamos con once o con doce. Si podemos jugar con doce, con el Bernabéu y su gente será mucho más fácil. El Bernabéu tiene que decidir ahora: si viene a jugar con nosotros o solo viene a ver el partido". ¿Para usted cuánto de fuerte sería el golpe si el Madrid cayera eliminado?, le preguntaron al técnico portugués. "Cada partido que no gano es un golpe fuerte. Pero cada entrenador en su carrera tiene que ser eliminado alguna vez. No se puede llegar siempre a la final o la semifinal", contestó. Y por si acaso empezó a preparar el terreno: "Queda muchísimo para que aquí me amen como en el Inter. La gente está con los resultados, eso es lo que crea empatía. Eso o la perspectiva de que, en un futuro, los resultados puedan ser buenos. Lo fundamental esta temporada es ganar alguna cosa o al menos dejar la sensación de que estamos cerca de conseguirla...".

Mourinho da instrucciones a sus jugadores durante el partido contra el Hércules.
Mourinho da instrucciones a sus jugadores durante el partido contra el Hércules.PIERRE-PHILIPPE MARCOU (AFP)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS