Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CANI / Centrocampista del Villarreal

"Dejándome en el banquillo, Pellegrini me enseñó a confiar más en mí"

Ha perdido energía y, por tanto, fluidez el Villarreal. Le llega en mal momento la eliminatoria de la Liga Europa con el Bayer, que comienza hoy (19.00, Cuatro) en Leverkusen. "Tal vez haya cambios", anuncia Juan Carlos Garrido. Para Rubén García Calmache, Cani (Zaragoza, 1981), centrocampista, la carga de partidos está mermando el juego del equipo.

Pregunta. El Villarreal ha pegado un bajón. ¿Por qué?

Respuesta. Por la acumulación de encuentros y las lesiones. Es imposible estar siempre bien.

P. ¿No cree que era previsible, dado que el peso lo llevan 14 jugadores? Usted lleva 40 partidos.

R. Es verdad que estamos un poco cansados. Por eso se pierden más balones y la gente se impacienta. Yo tengo que estar físicamente a tope para rendir. Por ejemplo, Bruno, sin estarlo, hace un buen papel. A mí me cuesta.

P. Las rentas en la Liga, en la que van cuartos, no valen para Europa.

R. La competición es diferente. No podemos fallar. Va a ser una eliminatoria muy difícil porque el Bayer es muy físico.

P. ¿Por dónde se le puede hacer daño?

R. Nuestra manera de hacer daño es siempre la misma. Sin nuestro fútbol de toque, no sacamos buenos resultados.

P. El Villarreal pagó por usted 10 millones de euros en 2006. ¿Los ha amortizado con su juego?

R. Fue mucho dinero. Al principio, me costó. Jugaba bien un mes sí y dos no. Ahora tengo más regularidad. Habría que preguntar a los dueños del club.

P. ¿Qué le ha faltado para llegar a la selección española?

R. Es muy difícil entrar en ella porque es increíble. Y el centro del campo es lo mejor que tiene.

P. A sus 29 años, ¿se le ha pasado el arroz?

R. No creo que sea cuestión de edad. Puede influir que no sea joven para un proyecto de futuro.

P. ¿Qué ha sido lo mejor que ha vivido como futbolista?

R. Cuando gané la Copa del Rey con el Zaragoza. Jugar las finales, con todo lo que las rodea, es muy bonito. También conseguimos la Supercopa. Tuve más suerte con el Zaragoza que con el Villarreal, excepto en que con este siempre he estado en los torneos europeos. El año del subcampeonato liguero, por delante del Barça, fue increíble. Me siento orgulloso de haber jugado con Pirès y Riquelme y ahora con Rossi.

P. ¿Qué le dio y qué le quitó Manuel Pellegrini?

R. Me quitó minutos de juego. Darme... me dio mucho. Me hizo aprender a confiar más en mí.

P. ¿Dejándole en el banquillo?

R. Sí. El cambio de mentalidad me vino muy bien.

P. Algunos pensaban que la falta de continuidad sería nociva para un medio creativo como usted.

R. Él siempre fue claro conmigo. Éramos dos para el puesto: Cazorla y yo. Y Cazorla es uno de los mejores del mundo. Costaba jugar y yo lo entendía.

P. Los malos resultados del Málaga están desmitificando a Pellegrini. ¿Lo importante son los jugadores?

R. El entrenador tiene su tanto por ciento de importancia, pero no hace milagros. Si no tiene un buen equipo, no puede ganar. Pero a Pellegrini le veo como un muy buen técnico a pesar de que pasé momentos malos con él.

P. El Villarreal de Garrido resulta en algunos aspectos una versión mejorada de la del chileno.

R. En resultados y juego, es el mejor Villarreal. Garrido tiene su parte de culpa, pero también tiene grandes jugadores.

P. Él sí confía en usted.

R. Estoy jugando muchísimo y tengo mucha regularidad, lo que hasta ahora me había faltado.

P. ¿Osadía o confianza el gol que metió a Osasuna desde el centro del campo?

R. Con confianza, intentas muchas cosas. Pero en dos segundos haces lo primero que se te viene a la cabeza. Son instantes de inspiración. No creo que me vuelva a salir igual.

P. ¿Tiene carácter?

R. Sí. Pero con el tiempo he aprendido a llevarme mejor con los árbitros. Otros años ya llevaría cuatro tarjetas por protestar.

P. Hace dos temporadas, en la Liga de Campeones y tras perder ante el Arsenal, usted y algún compañero se gastaban bromas. ¿Síntoma de falta de ambición?

R. ¡No nos íbamos a tirar del avión! La ambición, de todos modos, se demuestra en el campo. Pero nos vimos superados desde el principio. No tuvimos opción.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.