Marcelinho fulmina al Unicaja

El Caja Laboral mantiene sus opciones en la Euroliga tras derrotar al Unicaja, que se apea definitivamente de la competición

El Caja Laboral puede albergar aún esperanzas de colocarse primero de grupo tras vencer ayer cómodamente al Unicaja. Superados los leves chispazos que protagonizaron los malagueños durante el tercer cuarto, el equipo de Ivanovic dominó el tiempo y la forma de un encuentro en el que brillaron el irregular Oleson y Marcelinho Huertas. Los de Mateo, que quedan definitivamente de la competición, no acertaron a imponer su propia personalidad de áspera y veloz agresividad ofensiva.

El choque entre el Caja Laboral y el Unicaja arrancó trabado. Ambos equipos se limitaron a rascar canastas al rival hasta que cuatro triples seguidos y un a renovada confianza colocaron a los vitorianos en la senda de la victoria holgada, con hasta 15 puntos de ventaja.

CAJA LABORAL 78 - UNICAJA 63

Caja Laboral (24+16+18+20): Huertas (18), Logan (7), San Emeterio (12), Teletovic (12), Barac (10) -cinco inicial-, Ribas (2), Oleson (16), Bjelica (1), Batista, Sow.

Unicaja (14+17+18+14): McIntyre (4), Fitch (11), Rodríguez (3), Freeland (15), Archibald (2) -cinco inicial-, Sinanovic (18), Blanco (2), Rubio, Printezis (5), Tripkovic (3), Blakney.

Árbitros: Rocha (POR), Cmikiewicz (POL), Sahin (ITA). Sin eliminados.

Incidencias: partido del Grupo E del Top 16 disputado ante 9.500 espectadores en el Buesa Arena de Vitoria

Oleson y Teletovic señalaron el camino para controlar la rapidez de los de Chus Mateo, pero Freeland y Sinanovic opusieron resistencia articulando un ataque agresivo. Tras el descanso y con un 40-31 en el marcador, volvió a comenzar el partido. El Unicaja recuperó su identidad y provocó el efecto que más temía Ivanovic: que cundiera la intranquilidad y la inseguridad que en ocasiones ha hecho resbalar a los vitorianos. Tanto hicieron tambalearse al Caja Laboral que alcanzaron el empate (40-40) sin apenas despeinarse.

Así las cosas, Fitch y Freeland camparon a sus anchas hasta que Oleson y Huertas, guía espiritual del equipo que fue aplaudido en pie por el público en sus entradas y salidas de la cancha, se sacudieron los nervios y se centraron ante un rival que se lo jugaba todo en la Euroliga. Su última oportunidad de clasificarse en cuartos era derrotar a los vitorianos, que supieron contener las breves aunque intensas resurrecciones de los de Chus Mateo.

San Emeterio, que el sábado disputará su partido número 300 en ACB ante el Barça en el Palau, puso la cara al esfuerzo colectivo del equipo. El ritmo, a partir del tercer cuarto, lo marcó sólo el Caja Laboral. Salvo leves destellos del Unicaja, el partido llevaba nombres y apellidos cuando las ventajas alcanzaban los 17 puntos.

El intermitente Oleson, de naturaleza discreta, conectó ayer un foco permanente que iluminó todas sus jugadas. Tan cómodos estaban ya los vitorianos durante el último cuarto que se dedicaron a exhibir jugadas de diseño, concebidas con escuadra y cartabón. Las faltas que le tocó tirar a Huertas sellaron un triunfo redondo entre el delirio del público.

El base del Unicaja Roderick Blakney y Marcelinho Huertas
El base del Unicaja Roderick Blakney y Marcelinho HuertasEFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS