Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumenta la censura para los medios de comunicación

Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) un total de 145 periodistas fueron detenidos en 2010, nueve más que el año anterior

Informar cada vez está más caro. Los periodistas, que se encuentran con más soportes mediáticos donde explicar lo que está ocurriendo, también se enfrentan cada día con más trabas. A la televisión, la radio y el clásico diario, se le sumaron los periódicos digitales y los tweets, el facebook o los 'blogs', ya a la orden del día a la hora de informar. Todo vale para informar rápido. Y todo vale frenar en seco toda esa narración en vivo de lo que está pasando. Es lo que denuncia el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) , que ha alarmado en su informe anual del número de reporteros encarcelados en 2010: 145 -nueve más que en 2009-, el nivel más alto desde 1996. Además, 44 periodistas murieron el año pasado, ocho de ellos en Pakistán, el lugar "más peligroso para la prensa"

Aunque en el informe "Ataques a la prensa en 2010" el CPJ asegura que la principal causa de las muertes de los periodistas sigue siendo el asesinato, también incide en el peligro que corren cuando se encuentran en medio de un fuego cruzado o cubren las protestas populares, como en las revueltas de Irán o China. Pero los responsables del CPJ hacen especial hincapié en esta edición de su informe anual en el notable aumento del número de periodistas encarcelados, relacionado directamente con el incremento de la censura y represión del periodismo digital.

Organizaciones Internacionales, responsables

Determinados países, como México, Irak o Yugoslavia, se esmeran para poner cortapisas a los reporteros. Pero no son los únicos culpables. Para la CPJ las instituciones multilaterales y regionales han fracasado rotundamente en el cumplimiento de su obligación de defender la libertad de expresión y han respondido "con timidez" a las acciones represivas de los gobiernos. De hecho, el comité pone nombre propio a las organizaciones que deberían hacer más: La Organización para la Educación, Ciencias y la Cultura de las Naciones Unidas (UNESCO), así como al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los gobiernos de Irán y China detuvieron el año pasado a 34 periodistas cada uno, lo que les convierte, a los ojos del CPJ, en los peores "carceleros" de profesionales de la información del mundo. El informe ha explicado que Teherán mantuvo a lo largo del año pasado el alto nivel de represión de la prensa que implementó tras las protestas que siguieron a las polémicas elecciones presidenciales de 2009 , y que afectó tanto a periodistas veteranos como a una bloguera de 18 años que escribía sobre los derechos de la mujer. En China, la persecución de periodistas tibetanos contribuyó a elevar a 34 el número de periodistas encarcelados el año pasado, 10 más que el año anterior.

Autocensura en Latinoamérica

La organización, con sede en Nueva York, también ha detectado un aumento de la censura por parte de los gobiernos y los tribunales en Latinoamérica , donde se alcanzó uno de los puntos más altos desde el proceso de democratización, hace 30 años. Pero el problema ha ido más allá. No sólo los gobiernos ponen trabas para evitar que se conozca una información. "En vastas áreas de México y Honduras, que están fuera del control de las autoridades, los periodistas están ejerciendo autocensura sobre el crimen o la corrupción", explica el CPJ en su informe. Y es que el temor a convertirse en blanco de represalias hace que los reporteros deban esquivar a las organizaciones criminales.

"El hecho de que no se adopte una posición coherente conduce a pensar que la voluntad de defender en público la libertad de prensa obedece más a consideraciones políticas que a un compromiso profundo con ese principio", ha asegurado el director ejecutivo del CPJ, Joel Simon, en la presentación del informe.

En el informe también se hace referencia al incremento de la censura y la represión del periodismo digital, como sucedió durante las recientes protestas en Egipto , así como a los "ataques informáticos invisibles" a los medios de prensa. En sus actuaciones, los gobiernos emplean medidas que van desde el cierre de páginas de Internet, hasta el uso de técnicas de pirateo informático para vigilar y entorpecer el trabajo de los profesionales, según el informe.

El Comité, que trabaja desde hace casi 40 años en defensa de la libertad de información, mantiene abierta la investigación de 31 casos de periodistas muertos, ya que no ha podido confirmar aún si su fallecimiento está relacionado con sus funciones profesionales.

Muertes, desapariciones o detenciones. Para Borja Bergareche, consultor europeo del CPJ y subdirector del diario ACB, "los Estados están desplegando sofisticadas armas para reprimir a la prensa digital".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.