Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mourinho deja Valdebebas por Saint-Etienne

El técnico del Madrid no dirige el último entrenamiento para marcharse a ver el partido del Lyon, próximo rival en Champions

José Mourinho se ha perdido el último entrenamiento del Madrid antes de que el equipo viaje a Barcelona para enfrentarse, mañana, al Espanyol. El técnico portugués se pasó por Valdebebas para preparar la sesión junto a Karanka pero luego dejó que su segundo dirigiera el trabajo. Él cogió un avión rumbo a Francia donde esta noche el Lyon -rival del Madrid en octavos de Champions- se enfrenta al Saint-Etienne. "Entre las cosas a las que nos ha acostumbrado Mourinho, también está esta", dijo Karanka. Se refiere a la meticulosidad del portugués a la hora de estudiar los rivales.

¿No cree que el hecho de que Mourinho no esté en el último entrenamiento antes de un partido, con el Barcelona a siete puntos, de la sensación de que el club quiere centrarse únicamente en la Champions?, le preguntaron a Karanka. "No sé quién dará esa sensación. Yo no creo que sea así. Él tiene una forma de trabajar muy diferente a los demás y nos ha acostumbrado a eso. Pero que yo esté aquí hay que considerarlo normal. El míster provecha para ver a nuestro rival pero mañana estará para dirigir al equipo", contestó.

El técnico del Madrid ha viajado a Francia junto a José Morais, su ojito derecho, un tipo de 45 años, discreto y con el que siempre se le ve bromear con toda la plantilla. Es el que se encarga, normalmente, de estudiar los rivales y redactar los informes. Mourinho le llamó en 2008 cuando Andrei Villas Boas, su mano derecha, que le seguía desde el Oporto, se marchó. Cuando recibió su llamada, Morais estaba entrenando a un equipo en Túnez. Hizo las maletas y se marchó al Inter y luego le siguió en el Madrid. Se conocían desde la época del Benfica: Mourinho entrenaba al primer equipo y él al segundo. Los dos regresarán mañana directamente a Barcelona al hotel de concentración del equipo.

Allí se encontrará a Pepe. El portugués vuelve a entrar en la convocatoria un mes después de sufrir una rotura fibrilar. Era el 6 de enero y fue contra el Levante en Copa. Desde entonces, el central se ha perdido nueve partidos entre Liga y Copa. Mourinho se agarró a su ausencia para justificar los problemas del Madrid en el último mes. "El equipo, con Pepe, juega más alto; el equipo, con Pepe, no tiene miedo a dejar espacios a su espalda; el equipo, con Pepe, presiona mucho más; el equipo, con Pepe, recupera los balones más rápidamente, y el equipo, con Pepe, es más peligroso en el ataque", dijo el técnico hace dos semanas. Mourinho y Pepe comparten representante y el defensa está negociando su renovación con el Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.