Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El miedo supera al Valencia

En pleno debate sobre la portería, una mala noche de César propicia el empate de Osasuna

En medio del pánico en el área del Valencia, Osasuna dispuso de hasta cuatro remates pifiados antes de que Aranda acertara a colocar la pelota entre las piernas de César. El portero extremeño, de 39 años, sufrió una noche tortuosa, tragándose cada centro cruzado, afectado por el debate sobre su titularidad en detrimento del joven Guaita. El fútbol siempre está en la cabeza y Osasuna tuvo el mérito de creer hasta el final en la remontada, lograda gracias a la presencia intimidatoria de Aranda tras el descanso. El Valencia, en cambio, reculó tanto que acabó con el central Dealbert de mediocentro en un mensaje dañino desde un banquillo superado.

En nada de eso pensaba Emery cuando se fue tan tranquilo al descanso con una renta de 3-1. La postura de Joaquín en el golpeo del córner del tercer gol no pudo ser más plástica: ladeándose para que la rosca aterrizara potente y envenenada en el primer palo, adonde acudió puntual la cabeza de Aduriz. El gol, justo antes de descanso, abrió una brecha que se antojaba definitiva, habida cuenta de las facilidades defensivas de Osasuna y de que los goleadores locales habían encendido la luz. Porque el juego en el centro del campo fue inexistente, más allá de algunos detalles siempre estimables de Ever Banega. Pero el partido se jugó en las áreas y, sobre todo, en el carril izquierdo, abrasado por las corrientes de Jordi Alba y Mata.

VALENCIA 3 - OSASUNA 3

Valencia: César, Miguel, Stankevicius, Ricardo Costa, Jordi Alba, Joaquín (Pablo, m.67), Maduro, Banega (Dealbert, m.81), Mata, Soldado y Aduriz (Isco, m.67).

Osasuna: Ricardo, Nelson, Miguel Flaño, Sergio, Monreal, Juanfran, Vadocz, Nekouman (Aranda, m.46), Masoud, Soriano (Lolo, m.77) y Pandiani (Leka, m.77).

Goles: 1-0, m.24: Soldado. 2-0, m.31: Stankevicius. 2-1, m.39: Juanfran. 3-1, m.41: Aduriz. 3-2, m.59: Miguel Flaño. 3-3, m.86: Aranda.

Arbitro: Muñiz Fernández (colegio asturiano). Amonestó por Osasuna a Nekouman y Juanfran y por el Valencia, a Jordi Alba y Stankevicius.

Incidencias: partido disputado en el campo de Mestalla ante 40.000 espectadores.

Mata acabó con un cuarto de hora alocado cuando acunó un centro desde la izquierda que empalmó a gol con la zurda Soldado. Fue el quinto tanto del delantero en la Liga y también fue el quinto, posteriormente, de Aduriz en la enésima demostración de que se complementan y se necesitan por más que Emery los separe con mucha asiduidad.

El preparador vasco le había sacado partido esta vez a la pizarra: el segundo tanto también llegó tras un centro de córner de Joaquín que, al ser trabado Mata por Massoud, remató el central Stankevicius. Una ley de la ventaja encubierta. Camacho buscó la reacción al retirar a un mediocentro, Nekounam, por un punta rompedor, Aranda. Soriano ocupó el vacío del iraní y Osasuna volvió a sentir posible la remontada. Sobre todo, después de que un centro de Juanfran se encontrara con una mala salida de César, que tropezó con Stankevicius, y Miguel Flaño remató sin oposición. Fue un flan César en el juego aéreo. La gente de Mestalla prefería a Guaita, héroe el martes en Old Trafford, y eso lo sintió el veterano portero de Coria.

Emery trató de calmar los nervios con dos cambios simultáneos (entraron Isco y Pablo) y su equipo adquirió de repente mucha más intensidad. Camacho reaccionó con otras dos sustituciones: Lolo y Leka. Este último cabeceó picado, tras otro centro de Juanfran y otra pifia de César, y el balón golpeó en los dos palos antes de salir de la línea de gol. Emery sufrió tal ataque de pánico que decidió dar entrada a Dealbert como mediocentro. Se trataba de achicar agua, pero la tenacidad de Osasuna obtuvo su premio en un cuádruple remate que acabó colándose entre las piernas temblorosas de César.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.