Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Odriozola: "Me considero una víctima"

El presidente de la Federación asegura sentirse engañado por Pascua e incide en la presunción de inocencia sobre los acusados

El presidente de la Federación Española de Atletismo, José María Odriozola, ha comparecido hoy ante los medios para ofrecer una explicación en torno a la Operación Galgo, emprendida por la Guardia Civil el pasado día 9 en varias ciudades del país y que ha destapado la mayor trama de dopaje de la historia del atletismo español. Durante la hora y trece minutos que ha durado la comparecencia, el dirigente ha subrayado que se siente una víctima de todo lo acontecido y ha reiterado en diversas ocasiones que debe pesar la presunción de inocencia sobre Marta Domínguez, icono del atletismo femenino español, y el resto de los implicados.

"Este es el mayor disgusto en mis años de presidente. Me considero una víctima porque creo que he cumplido con mis obligaciones y lucho contra el dopaje públicamente desde hace más de 30 años", ha defendido en el arranque de su discurso. "En 1987, yo planteé un manifiesto para que se estableciesen controles fuera de competición. Lo firmaron casi todos menos, ¡qué casualidad!, el grupo de Manuel Pascua", ha remarcado.

Sobre el preparador, detenido el pasado jueves junto a otras 13 personas, Odriozola, acompañado por el atleta Ángel David Rodríguez y por el médico de la Federación, Juan Manuel Alonso, ha señalado: "En el caso de Pascua me siento engañado por la confianza que he depositado en él". "Tal vez fui ingenuo por pensar que había cambiado. Lo cierto es que cuando llegué lo aparté del Comité Técnico, pero desde entonces nadie le ha relacionado con el dopaje, ni con la Operación Puerto".

Defensa del atletismo

A lo largo de toda la comparecencia, bastante tensa por momentos, el federativo ha puesto de relieve que su organismo "lo único que puede hacer es controlar con asiduidad. Somos la federación que hace más controles, el atletismo es uno de los deportes más controlados", dijo, aunque también ha admitido que "es cierto que hemos tenido algunos positivos". Odriozola ha defendido su actuación y se ha mostrado rotundo. "No podemos hacer caso de los rumores, no somos policías", ha afirmado.

Por tanto, y pese a que está muy cuestionado tras descubrirse la trama, el presidente de la FEA ha sido tajante sobre su futuro. "Por supuesto que no voy a dimitir, sería de cobardes abandonar ahora el barco. De hecho, ahora tengo más ganas que nunca y voy a presentarme otra vez. He sido elegido seis veces, por algo será", ha argumentado frente a las preguntas de los representantes de los medios en medio de una sala abarrotada.

Sorpresa y presunción de inocencia

Menos contundente se ha mostrado respecto a Marta Domínguez, detenida en Palencia y que presumiblemente declarará el miércoles por videoconferencia. "La inocencia tiene que estar ahí mientras no se demuestre lo contrario", ha expuesto. "Fui de los primeros que supo que Marta estaba embarazada. Me comentó que contase con ella para Londres y mi primera reacción al conocer el caso fue de sorpresa", ha comentado.

"Es una atleta selectiva, que prepara pruebas concretas y luego ni siquiera saca rédito a eso. No deja de acudir a otras por el miedo a que le vayan a hacer controles, no". Eso sí, Odriozola ha querido puntualizar que "si se demuestra fehacientemente que Marta Domínguez utilizó productos dopantes, aunque no hubiera dado positivo en ningún control, se le abrirá un expediente sancionador y se le retirarán todas sus medallas".

Bezabeh, otra "víctima"

También se ha referido a Alemayehu Bezabeh, campeón de Europa de cross en 2009 apartado del equipo para el Europeo celebrado ayer en Albufeira, en el que España conquistó seis medallas. "Me confesó que le habían extraído una bolsa de sangre el 15 de noviembre y que iba a pinchársela con Alberto León [ex ciclista de mountain bike, arrestado en la operación]".

"La policía le preguntó qué hacía allí. Me confesó que iba a que le pincharan la bolsa, y cuando le dije que eso era dopaje y que no podía formar parte del equipo, se quedó consternado". Odriozola cree que el atleta, de origen etíope, es otra víctima. "Tomamos una decisión muy difícil, porque me dio la impresión de que era una víctima. Al parecer, Pascua le había dicho que no le dijera nada a Mostaza".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.