FÚTBOL | LIGA

Mourinho y Preciado, 'a juicio'

Antiviolencia pide a la Federación que sancione a los dos técnicos. Valdano dice que el sportinguista "está a tiempo de pedir perdón"

El pique entre Manolo Preciado y José Mourinho que incendió la previa del partido entre el Sporting y el Real Madrid del pasado fin de semana no ha pasado desapercibido para el Comité Antiviolencia.

La Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte reunida en el Consejo Superior de Deportes pidió a la Federación Española de Fútbol que "adopte las medidas disciplinarias oportunas" tras el cruce de declaraciones que protagonizaron ambos entrenadores.

La polémica se desató cuando Mourinho rescató de su argumentario estratégico las manifestaciones realizadas semanas atrás en las que aseguró que Preciado había regalado el partido contra el Barcelona por haber alineado varios suplentes en el Camp Nou, a lo que el técnico de los asturianos respondió tildando de "canalla" y "mal compañero" al luso. La disputa verbal se prolongó incluso tras la conclusión del partido entre el Sporting y el Real Madrid, cuando en las galerías del Molinón Mourinho y sus ayudantes se enzarzaron con Preciado en un cruce de gestos y recaditos que ponían colofón a la crispación que rodeó el choque.

Más información
Antiviolencia pide que se sancione a Mourinho y Preciado
"Mourinho es un canalla"
"¡Te vas a ir a Segunda!"
Butragueño: "No fichamos a Mourinho para hacer amigos"
Maradona: "Mourinho está por encima de las críticas"

"Cuando iba con mi hijo por la zona mixta, Mourinho levantó los dos dedos en señal de victoria o de Segunda y uno de sus ayudantes nos gritó ¡a Segunda!", relató Preciado. Según la versión del Madrid fue el técnico sportinguista el que inició el incidente, al lanzar una botella de plástico al autobús madridista, insultar y llevarse ambas manos a los genitales.

Tras el anuncio de Antiviolencia, el director general del Real Madrid, Jorge Valdano, explicó la postura del club alineándose con su técnico. "Nos sentimos sorprendidos por la decisión del comité. Nuestro entrenador ha hecho unas declaraciones con argumento y en un contexto claro mientras que Preciado contestó con descalificativos que sobrepasan el límite. Es un error de bulto poner a los dos entrenadores en el mismo plano", comentó en la rueda de prensa que ofreció en el Santiago Bernabéu. "Todos tenemos errores. Nuestro entrenador en la Copa del Rey cometió un error [insultó al árbitro contra el Murcia] y fue sancionado [dos partidos]. Dijo que se había equivocado y que pediría perdón al árbitro cuando le viera. Hace falta más valentía para pedir perdón a un árbitro que para llamar canalla a un compañero. Preciado está a tiempo de pedir perdón", afirmó.

A pesar de que el club blanco no utilizó los cauces que recoge el reglamento para respaldar la teoría de su entrenador, Valdano reiteró: "Mourinho ha respondido con altura dentro de la polémica. Sus argumentos están contemplados dentro del reglamento del fútbol [Valdano citó el artículo 75 de la Federación, que prohíbe cualquier conducta sobre la "predeterminación de resultados"] y no han sido rebatidos. Preciado tendría sus razones pero no las explicó y se limitó a descalificar", dijo. Cuestionado por una posible petición de mesura del club hacia el técnico luso para evitar polémicas, Valdano fue explícito. "No tenemos ninguna necesidad de decirle a Mourinho que no opine y que deje de ser Mourinho siempre y cuando sea respetuoso. Entre otras cosas porque ha sido contratado por su personalidad", sentenció. El Sporting, mientras, criticó que Valdano, con unas declaraciones "desafortunadas", ejerciera de "juez" en el asunto.

Y si la pasada semana fue Preciado el que recibió el respaldo de varios entrenadores como Pochettino, Lotina y Emery, el pasado miércoles, tras el Portugal-España, fue Cristiano Ronaldo el que defendió a Mourinho: "Todos tienen envidia de él. Es normal, porque es el mejor y por eso intentan decir cosas estúpidas".

Por el momento, y a la espera del expediente de Competición, el Sporting-Real Madrid se ha saldado con una multa de 3.500 euros al club asturiano por deficiencias en las medidas de control de acceso, según anunció Antiviolencia. En referencia a la polémica entre los entrenadores, este organismo considera que "es necesario atajar estas situaciones ante el riesgo de que pudieran reproducirse en el futuro" y por ello ya ha trasladado al primer tribunal federativo copia de las noticias y declaraciones aparecidas sobre el caso.

Vídeo: AGENCIA ATLAS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS