Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA | SEVILLA 4 - ATHLETIC 3

Fútbol a la antigua

La pegada del Sevilla, con Luis Fabiano resucitado, derrota a un buen Athletic en un duelo vibrante y de alternativas

Luis Fabiano y Kanouté pudieron más que Fernando Llorente. La calidad de los delanteros del Sevilla acabó por definir un vibrante encuentro, lleno de alternativas, pleno de ritmo, con expulsiones, penaltis y errores arbitrales, en el que dos equipos brindaron un magnífico espectáculo. Puede preguntarse el Athletic qué hubiera pasado si Clos Gómez, o más bien su asistente, no pita el penalti que anotó Kanouté cuando su equipo jugaba en inferioridad y solo tres minutos después de que Llorente hiciera el 3-2 con 27 minutos por delante. Del mismo modo, puede asirse el Sevilla a la pegada descomunal de sus delanteros, a la resurrección futbolística de Romaric y al juego que destiló después de la primera hora de partido y hasta la expulsión de Fernando Navarro. Todo derivó en un fútbol a la antigua, con el público pidiendo la hora tras el tanto en el descuento de Gabilondo y en medio de una ensalada de goles que desquicia a los entrenadores y hace las delicias del aficionado. En un apasionante cuerpo a cuerpo, Sevilla y Athletic jugaron un fútbol abierto, propio de otra época, ajeno a rigores tácticos e idearios defensivos y conservadores.

Sevilla 4 - Athletic 3

Sevilla: Palop; Dabo, Martín Cáceres, Alexis, Fernando Navarro; Konko, Renato, Romaric (Guarente, m. 85), Capel (Perotti, m. 71); Kanouté y Luis Fabiano (Negredo, m. 74). No utilizados: Javi Varas; Escudé, Alfaro, Guarente, José Carlos y Negredo.

Athletic: Iraizoz; Iraola, San José, Ustaritz, Koikili; Susaeta, Javi Martínez, Gurpegi (Orbaiz, m. 64), Muniain (Ion Vélez, m. 63); Toquero (Gabilondo, m. 58) y Llorente. No utilizados: Raúl; Iturraspe, De Marcos y Balenziaga.

Goles: 1-0. M. 35. Luis Fabiano. 2-0. M. 45. Kanouté, de penalti.3-0. M. 61. Luis Fabiano. 3-1. M. 74. Llorente. 3-2. M. 76. Llorente, tras rechace de un penalti fallado por él mismo. 4-2. M. 79. Kanouté, de penalti. 4-3. M. 93. Gabilondo.

Árbitro: Clos Gómez. Expulsó a Fernando Navarro por doble amonestación (m. 63). Amonestó a Gurpegi, Alexis, Llorente, Konko, Iraizoz y Koikili.

Unos 40.000 espectadores en el Ramón Sánchez Pizjuán.

No hay nada como un buen par de delanteros. Con el bagaje del resucitado Luis Fabiano y las pinceladas de Kanouté, la pareja de siempre en el Sevilla, el cuadro andaluz le cambió la cara a un partido que hasta la irrupción estelar del goleador brasileño tuvo un marcado carácter vasco. Las arrancadas de Muniain y Toquero, el empuje de Javi Martínez y el remate de Llorente asfixiaron por momentos al cuadro andaluz y le dieron un ritmo alto al encuentro.

El Sevilla se defendía como podía ante el furor del Athletic, con Palop seguro en sendos remates de Javi Martínez y Muniain, pero sin el bagaje mínimo para llevarse a su terreno un encuentro que se le escapaba como el agua entre las manos. Quizás tuvo el Sevilla la virtud de saber campear el temporal, que fue amainando a medida que la vibrante puesta en escena del Athletic se fue desinflando. Una cuestión física, más que nada. Ayudado por el valor seguro del fútbol de Kanouté, que rara vez se equivoca, ya sea para dotar de criterio al juego de su equipo como para defender un saque de esquina o para rematar ante la meta rival, el Sevilla se fue recomponiendo. Una magnífica internada de Capel, titular en detrimento del fatigado Perotti, fue resuelta en el área por Luis Fabiano. El brasileño anotaba su primer gol en la Liga y en su celebración se liberó de las dudas que han asomado después de un inicio de competición más que discreto. Siendo feliz Luis Fabiano, lo es también el Sevilla.

Un discutible penalti sobre el brasileño, transformado por Kanouté, y otra obra de arte del propio Luis Fabiano, tras picar el balón a Iraizoz después de un gran pase de Romaric, parecieron sentenciar un partido que enloqueció en la segunda mitad. La justa expulsión de Fernando Navarro le abrió el camino de la remontada al Athletic, con Llorente dispuesto a emular el papel protagonista de Luis Fabiano. Dos tantos del delantero de la selección hicieron temblar al Sevilla, quien en inferioridad se encontró con un injusto penalti (Negredo hace falta previa a las manos de Ustaritz). Kanouté, casi cerró el vibrante duelo pues quedaba el gol de Luis Fabiano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.