El Liverpool pasa a manos de los propietarios de los Red Sox

El Consejo de Administación acuerda el traspaso del club al grupo estadounidense New England Sports Ventures

Liverpool / Madrid - 13 oct 2010 - 23:30 UTC

El Liverpool ha anunciado esta madrugada la venta del club a la firma New England Sports Ventures (NESV), propietaria, entre otros, del club de béisbol estadounidense Boston Red Sox, una vez que el Consejo de Administación decidiese resolver a favor la operación, informa el club inglés en un comunicado difundido a través de su web . "Tras la exitosa conclusión de los procedimientos judiciales de este miércoles, el Consejo de Administración se reunió esta noche y decidió completar la venta del Liverpool a New England Sports Ventures", informa la entidad del condado de Merseyside.

No obstante, el Liverpool continúa su misiva haciéndose eco de la restricción judicial temporal que horas antes aseguraron recibir los dueños del club, los estadounidenses Thomas Hicks y George Gillett, de parte del juez Jim Jordan del juzgado número 60 de Dallas .

Más información

"Lamentablemente Thomas Hicks y George Gillett obtuvieron esta noche una restricción temporal de una Tribunal de un distrito de Texas en contra de los consejeros independientes, el Royal Bank of Scotland y NESV para evitar así que la transacción se complete", indica el Liverpool.

De esta forma, los directores independientes de la entidad red califiaron la orden judicial como "indebida y perjudicial", y aseguran que se "moverán lo más rápidamente posible" para tratar de conseguir su retirada. El Liverpool anunció además, que se pronunciará en las próximas horas para aclarar lo ocurrido.

La pasada semana, cuando se hizo público que la dirección del Liverpool había aceptado la oferta de compra de New England Sports Venture, Hicks y Gillet intentaron expulsar de la junta al director gerente, Christian Purslow, y al director comercial, Ian Ayre. Con ello, los dueños del Liverpool, que pusieron éste a la venta en abril pasado con una deuda acumulada de 351 millones de libras (414 millones de euros), trataban de bloquear la venta a NESV.

La intención de Hicks era colocar a su hijo Mack y a un socio empresarial, Lori McCutcheon, en el lugar que ocupaban esos dos hombres en la junta directiva con la finalidad de tener el control de las votaciones antes de que se celebrara una reunión que debía decidir qué candidatura aceptar como compradora del club.

Lo más visto en...

Top 50