Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Málaga sobrevive a una avalancha

El Almería de Lillo desperdicia un penalti y al menos otras seis ocasiones claras

El Almería desaprovechó la avalancha de ocasiones que propició el Málaga, cuya debilidad defensiva va camino de lo legendario. El equipo de Juanma Lillo, que no conoce la victoria en el estadio de los Juegos Mediterráneos -quizá el campo más frío de la Liga- desperdició un penalti, mandó tres tiros al poste y desbarató al menos otras tres ocasiones claras de gol, algunas de ellas con Rubén ya batido.

El Málaga, que salvó un punto por intercesión divina, falló en su objetivo de mantener su portería, si no a cero, al menos razonablemente segura. La madurez defensiva de los de Jesualdo Ferreira sólo duró los primeros veinte minutos, en la que ambos equipos se dedicaron a tantearse y en la grada se barruntaba un empate sin goles.

ALMERÍA 1 - MÁLAGA 1

Almería: Diego Alves; Michel (Ulloa, m. 70), Carlos García, Santi Acasiete, Juanma Ortiz; M'Bami, Bernardello; Pablo Piatti, Corona, Crusat (Ortiz Bernal, m.83) y Kalu Uche (Goitom, m. 89).

Málaga: Rubén; Jesús Gámez, Kris, Weligton, Mtiliga; Fernando (Edu Ramos, m. 82), Juanito, Apoño (Sandro Silva, m. 67); Eliseu, Rondón y Quincy (Seba Fernández, m. 72).

Goles: 0-1, m. 49: Quincy. 1-1, m. 75: Uche.

Árbitro: Clos Gómez (colegio aragonés). Amonestó a los locales Juanma Ortiz y Michel y a los visitantes Apoño, Mtiliga, Fernando y Rubén. Expulsó a Eliseu (m. 39) por dar un codazo a Juanma Ortiz.

11.400 espectadores en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Tras los primeros minutos de especulación en horizontal, los velocistas almerienses Crusat y Piatti comenzaron a carburar y a internarse por sus bandas, cada vez con más facilidad, mientras que los tiros lejanos del Málaga apenas inquietaban a un sólido Diego Alves. Uche, servido eficazmente por ambos lados, ponía el miedo en la titubeante defensa del Málaga.

Lillo se había estudiado bien las fortalezas del equipo de Ferreira. En el primer tiempo, los puntales malagueños, especialmente Quincy y Eliseu, estuvieron anulados. Además, el interior portugués del Málaga demostró que echó en saco roto la filípica de su entrenador tras el indulto del Comité de Competición, y volvió a ver una estúpida tarjeta roja por dar un manotazo a Juanma Ortiz cuando forcejeaban por un balón.

Un destello de astucia de Apoño, al empezar el segundo acto, permitió a Quincy adelantar al Málaga. Luego Rubén, uno de los mejores del plantel de Ferreira, salvó un penalti injusto. Sin embargo, casi al final, el Almería se hartó de fallar, y Uche se alió con Corona para aprovechar las rebajas defensivas de los malagueños, que pueden dar gracias por el resultado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.