TENIS | ABIERTO ESTADOS UNIDOS

Nadal se cita con la historia

El español, de 24 años, jugará la final para convertirse en el más joven en completar el Grand Slam

Rafael Nadal jugará mañana la final del Abierto de Estados Unidos contra el vencedor del Roger Federer-Novak Djokovic tras vencer hoy por 6-2, 6-3 y 6-4 al ruso Mikhail Youzhny. El partido fue una tortura para el ruso. Colocado bajo el sol de la mañana neoyorquina, Nadal percutió una y otra vez contra su revés a una mano. Fue como un pájaro carpintero emprendiéndola contra un árbol. La madera siempre resiste al principio, pero es cuestión de tiempo que aparezca el agujero. Fue al principio una minúscula apertura. Creció luego a hendidura, más afilada que ancha y acabó el asunto en boquete: tras resistir con un clínic de reveses cortados al poderoso liftado del número uno, Youzhny tuvo que acabar capitulando.

Más información

En medio del partido, naciente aún el segundo set (6-2 y 3-2), Rafael Maymo, fisioterapeuta de Nadal, sale corriendo hacia las entrañas del estadio. El número uno acaba de ser tratado por un fisioterapeura de la ATP, que reconstruye el vendaje de su pie izquierdo, ese que ha venido retocándose durante todo el torneo. Al siguiente cambio, quizás a eso se debía la carrera de Maymo, el fisioterapeuta de la organización aparece con un par de zapatillas nuevas. Ese par descansará plácidamente junto a la silla del campeón durante el resto del partido. Ese par le verá desde un lugar privilegiado correr y encontrar soluciones a las dejadas y pelotas a media pista de Youzhny, un enigma de inicio. Y esas dos zapatillas, negras como la noche, destellos verdes en las puntas, se quedan sin ser utilizadas, presentes en la segunda rotura que sufre Nadal en todo el torneo (para 4-4 en la tercera manga), porque se guardan para una gran cita: con ellas jugará Nadal la final del Abierto de Estados Unidos.

"Esto es un sueño, jugar por primera vez la final en la central más grande del mundo", dijo el mallorquín. "Estoy feliz, esta gente me hace sentir como en casa cada día", prosiguió. "Fui agresivo, mi servicio siguió funcionando bien y quizás él estaba más cansado que yo. Ahora, a ver un poco de la otra semifinal. Una cosa: no me quiero olvidar, hoy es un día muy difícil y quiero darle mi apoyo a las víctimas de los atentados del 11-S".

La cita de la final será mayúscula: el número uno busca, a los 24 años, ser el más joven en conquistar los cuatro grandes, el sacrosanto Grand Slam. Nadal, desde hoy, ya está en el reducido grupo de jugadores que disputaron las tardes decisivas en los cuatro torneos que separan a los muy buenos tenistas de las leyendas. Y Nadal, desde este momento, tiene una larga lista de cosas que hacer (descanso, rueda de prensa, ver la otra semifinal, dormir, calentar...) y un único objetivo: ganar su noveno torneo grande.

Lo más visto en...

Top 50