Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Federer atormentado

El suizo, con nuevo entrenador, recupera el 'número dos' mundial, pero pierde ante Murray la final del Masters de Toronto

Y, sin embargo, la clase, el talento, la capacidad única de fabricar golpes insólitos, siguen ahí. Cuestión, dijo Roger Federer, de pistolas escupiendo humo.

Tras un curso de claroscuros, el suizo perdió ayer por 5-7 y 5-7 la final del Masters de Toronto contra el británico Andy Murray. Los dos partidos previos, que le midieron contra dos de los mejores del mundo (el checo Tomas Berdych y el serbio Novak Djokovic), le vieron apuntarse solo siete de las 24 bolas de break que se había procurado y fueron el mejor resumen del momento atormentado que vive el ganador de 16 grandes.

Federer es un hombre que ha recuperado el número dos mientras vivía un ataque de nervios tras otro para cerrar sus encuentros. Federer es un jugador alentado por el público juegue como juegue ?"no importa el ranking: siempre serás el número uno en nuestros corazones", le escribían en Toronto?. Y Federer vuelve a enseñar a ratos un tenis supremo que mezcla con periodos de juego que le humanizan: brillantísimo en los puntos intrascendentes, sufre con rostro desencajado los peloteos decisivos. Justo lo que le pasó ante Murray.

"Salgo a la pista con mis pistolas disparando con todo", dijo el suizo antes de la final, como explicando que la agresividad y los fallos van de la mano. "Ya no me pasa como antes, cuando arrancaba sin confianza, lento..."

Federer, sin embargo, fue en Toronto un trasunto del Rafael Nadal de inicios de 2010: un jugador por momentos de vuelta a su mejor versión, pero con la confianza aún necesitando el refrendo de un gran resultado para jugar bien en los momentos decisivos. El mallorquín, derrotado en las semifinales por Murray, se levantó de aquello para ganar Roland Garros y Wimbledon. ¿Qué pasará con Federer ahora que llega el Abierto de Estados Unidos? ¿Cuánto pesa que haya sumado a su banquillo el agresivo esquema de ataque y ataque de Paul Annacone, ex entrenador de Pete Sampras? ¿Cómo afectarán a su fe las victorias sobre Berdych y Djokovic con minutos prodigiosos?

"Contra Berdych", admitió, "viví un partido que pensé que se me escaparía de entre las manos como me ocurría a principios de temporada. Conseguí darle la vuelta. Eso, para mí, en este momento, es grandísimo. Es una victoria fantástica para mi confianza: me acompañará esta semana, la que viene y la siguiente".

Federer sigue buscando al genio de Federer. Ese es el problema: durante un minuto lo encuentra ?levantó dos breaks de desventaja en la primera manga ante Murray, otro en la segunda y tuvo punto de break cuando el británico sacaba por el partido?... y al siguiente, cuando de verdad cuenta, lo pierde.

Nadal: "Estoy un poco lento"

Fue un ejercicio de sinceridad. Cuando Rafael Nadal se despidió (3-6 y 4-6) de Toronto en la madrugada del domingo ante Murray, en un partido alejado del nivel que le llevó a ganar los dos últimos grandes disputados (perdió pese a que el británico metió menos de un 50% de los primeros saques), habló en público de lo que piensa en privado. De cómo tanto el torneo canadiense como el de Cincinnati son solo el peaje previo al Abierto de Estados Unidos. De lo que debe mejorar. Y de que en su cuerpo perdura el recuerdo de cómo llegó al Abierto de Estados Unidos de 2009 con el abdominal roto tras emplearse a fondo en esos dos torneos después de un parón similar al de este curso.

"No he preparado mucho el saque porque siento los abdominales un poco más cargados de lo habitual y lo importante es estar bien físicamente", acabó diciendo; "estoy un poco más lento de lo habitual, pero es normal durante la primera semana tras un parón. Me falta un pelín de chispa, pero tampoco es preocupante. Es el primer torneo. Eso, con los días lo iré cogiendo, seguro".

Nadal habló en Toronto, descansó ayer y debutará el miércoles en Cincinnati contra el ganador del partido que enfrente a Feliciano López con un jugador de la fase previa.

Más información