Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NATACIÓN

Rafa Muñoz: "A las competiciones debería venir un psicólogo"

"No rendí todo lo que tenía que dar, simplemente no pude", declara el plusmarquista mundial de los 50 metros mariposa

El nadador español Rafa Muñoz, plusmarquista mundial de los 50 metros mariposa y campeón de Europa en esa distancia, dijo en una entrevista concedida en Budapest que a las competiciones debería venir un psicólogo. Rafa es el mejor nadador del momento: doble medallista de bronce en los Mundiales de Roma 2009 en los 50 y 100 mariposa después de haber batido el récord del mundo en la prueba corta en abril de ese año y medalla de oro en los continentales de Budapest con la mejor marca del año en el medio hectómetro, pero eliminado en las series de 100.

Muñoz, nacido en Córdoba en 1988, manifestó: "En principio las sensaciones han sido un poco buenas, quitando lo de ayer (la eliminación en los 100). Hay mucha gente que cuando tiene que dar el do de pecho no lo da por diversas circunstancias. Yo no lo di". "Desde que llevo con la selección española o con el equipo de la federación andaluza, siempre que he tenido que dar el do de pecho lo he dado. He estado siempre ahí y he dado más de lo que podía dar", añadió.

"No rendí todo lo que tenía que dar, simplemente no pude", manifestó Muñoz, que agregó: "En los 50 metros fue la rabia, el coraje que desprendí después de toda la tensión de los meses y los días anteriores" lo que le llevó a ganar la medalla de oro. El nadador tuvo que comparecer antes de la competición de Budapest ante el Panel Antidopaje de la Federación Internacional de Natación (FINA) debido a que no había cumplimentado tres protocolos informando de su localización a efectos de los controles antidopaje.

Muñoz agradeció a los jueces de la FINA que le quitaran uno de los avisos y le dejaran competir en la capital húngara. Tras los Mundiales de Roma, el español no volvió a entrenarse durante tres meses y ante el Panel de la federación internacional, la defensa de Muñoz alegó un cuadro depresivo tras la competición para salvar al nadador de una sanción que podría haber sido de un año.

"No me arrepiento de haberme cogido esos meses de vacaciones porque no hay mal que por bien no venga. Bueno, si tuve que empezar tarde fue por ciertas circunstancias y ya está", explicó. Agregó: "Necesitamos de vez en cuanto cogernos unas vacaciones porque estamos sometidos a una tensión y a una presión bastante elevada". "También haría falta un equipo, un psicólogo totalmente desvinculado a los nadadores que te pudiera motivar, que te dijera cosas positivas, que te motivase y que te subiese la autoestima. Yo creo que la natación también tiene parte de psicología. No sólo estado físico, haría falta un psicólogo deportivo que viniera a las competiciones importante: Olimpiadas, mundiales y europeos", declaró.

"Sería bueno que a las competiciones viniera un psicólogo", reafirmó. Respecto a su futuro y si primará más los 100 que los 50, que no es una prueba olímpica, el nadador de Córdoba señaló: "Nos tenemos que concienciar en el 100 mariposa, que es la prueba olímpica, y sin dejar de nadar el 50. La marca que hice es una marca para proclamarte campeón del mundo". "Yo creo que habría que bajar de los 23 segundos (en los 50). La preparación del 100 no perjudica mucho al 50, pero la del 50 sí perjudica mucho al 100 porque es explosividad pura y en el 100 tienes que tener ritmo en la vuelta y si no la practicas te pasa lo que me pasó ayer que te quedas bloqueado y no sabes cómo volver y no tienes una buena vuelta".

Muñoz argumentó: "Tengo explosividad, mi velocidad es innata y coger aeróbico hoy es difícil". Preguntado por el ambiente del equipo español en los europeos que finalizarán mañana, consideró: "Al equipo español lo he visto bastante unido. Hubo dos medallas el segundo día y ha habido mucha participación en semifinales y en finales".

"Todos hemos dado lo que hemos podido a veces mejor, a veces peor. Hemos quedado fuera por un puesto en las semifinales y a veces en las finales. A veces es desmotivante. Ha habido cuartos puestos, que es un puesto que molesta. Ha sido bastante buena la participación del equipo español", afirmó. "Antes había grupos. Anteriormente el equipo nacional tenía una media de edad más alta, la gente era más mayor, se han retirado y el equipo se ha ido renovando y viene gente más pequeña con lo que, digamos, todos nos sentimos más unidos al ser de la misma edad", agregó.

En Francia me fue bien, pero la gente tiene su vida

"La gente mayor antes iba más a su rollo, a su bola. Si no lo hacían bien, no le daban tanta importancia. Ahora la gente tiene más motivación y más metas y hace que la motivación sea más buena", opinó. Sobre los métodos de entrenamiento en España, declaró: "El trabajo de agua en mi grupo está bien diseñado, planificado y dirigido hacia cada uno lo que nada. Nos hace falta un poco el tema del gimnasio".

"Yo estuve en Francia, que es una potencia en velocistas, y yo creo que hace falta algo de trabajo del propio cuerpo bastante más intensivo, trabajar más la posición del cuerpo en el agua. Aún falta un poco que la gente se acabe de convencer y trabajar más eso", añadió. Preguntado por los motivos de que dejara de entrenar en Marsella, Muñoz reveló: "En Francia me fue bien, pero la gente tiene su vida y los fines de semana cada uno se iba para su casa y, claro, yo los fines de semana me quedaba solo y tampoco me gusta depender de la gente y eso, uno tras otro, termina cansando y haciéndote sentir mal" "La soledad viene bien en algunos momentos, pero siempre termina siendo mala", dijo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.