Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Múnich examina al Madrid de Mourinho

El ensayo del Allianz Arena permitirá al portugués calibrar el estado real de su equipo y la adaptación de los fichajes

Los duelos entre Real Madrid y Bayern siempre han sido de alto voltaje. Desde el varapalo que recibió el equipo blanco en 1980, cuando fue vapuleado en Munich por 9-1 en un envite de pretemporada, hasta las volcánicas eliminatorias de los últimos años. Desde el pisotón que propinó el célebre Juanito a Lottar Matthäus hasta las provocaciones del viperino Kahn, pasando por el decisivo testarazo de Anelka en el Olímpico o la peineta de Van Bommel en el Bernabéu. Todos ellos episodios de una saga que tendrá continuidad esta noche en el Allianz Arena (21.00, La Sexta/GolTV), en donde los dos colosos volverán a medir sus fuerzas para homenajear al presidente del Bayern, Franz Beckenbauer.

Pero más allá del componente histórico que adereza la cita, el ensayo de hoy supondrá la primera prueba de fuego para el Madrid de José Mourinho. Tras resolver con más eficacia que brillo los bolos de la gira americana, el entrenador portugués podrá calibrar por fin el potencial real de su plantilla, bien engrasada y que con la reciente incorporación del central Ricardo Carvalho ganará solidez y oficio en su retaguardia.

Carvalho y Khedira, a escena

El estreno del pretoriano luso, unido al de Khedira, es otro de los grandes atractivos del encuentro. Mourinho se plantea alinearlo desde el inicio, al igual que al alemán, que a priori debe ser el eje vertebrador del centro del campo blanco esta temporada junto a Xabi Alonso. El preparador portugués también podrá observar las evoluciones del joven Sergio Canales, que ha ofrecido buenos destellos durante la pretemporada, y el funcionamiento en la banda derecha de Pedro León. El olfato realizador de Benzema, la verticalidad de Di María y el rendimiento de Van der Vaart en el puesto que inicialmente debía ocupar Kaká también estarán bajo lupa.

Buscar un sustituto para el brasileño, que permanecerá de tres a cuatro meses de baja tras ser intervenido quirúrgicamente del menisco, es uno de los principales quebraderos de cabeza para el cuerpo técnico. La flexibilidad de su sistema proporciona varias alternativas a Mourinho, pero en principio, baraja los nombres del holandés y Canales como soluciones para paliar la ausencia del 8 y encontrar un nexo entre la medular y la última línea de ataque.

Ausencias ilustres

Si el Madrid no podrá contar con Kaká, el Bayern tampoco podrá hacerlo con su gran estrella, Arjen Robben, al que también pasó factura su desgaste en el Mundial. La baja del extremo, asiduo a la enfermería, concederá más protagonismo a Ribèry y Müller, moldeado en la fábrica muniquesa y catapultado por Louis Van Gaal, que halló en su poderosísima llegada desde segunda línea y su visión periférica un filón ofensivo. Mientras, el francés, devaluado por su fracaso en el Mundial y sus flirteos con los tribunales, afronta esta campaña como un verdadero desafío y desea lucirse ante su antiguo pretendiente.

Otro de los focos de atención apunta a las pizarras. Mourinho, discípulo de Van Gaal durante la etapa de ambos en el Barça, ya retrató al holandés en la última final de la Liga de Campeones cuando, al frente del Inter, impuso su método de resistencia y pegada al ideario romántico de su homólogo. Hoy, tres meses más tarde, volverán a verse las caras. Dos colosos, acordes a la grandeza de sus respectivos clubes, que acumulan la friolera de 13 Copas de Europa (nueve blancas por cuatro bávaras). El Madrid regresa al Allianz Arena, territorio maldito tras su eliminación europea en 2007. La historia no descansa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.