Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO | NBA

Un récord que supera los de Jordan y Pippen

Ray Allen, un obseso del tiro, suele practicar tres horas antes de cada partido

Jamás se había visto nada igual. Ray Allen se levantó siete veces desde más de la línea de 7,24 metros , y las siete coló el balón en red, todas en la primera parte. Así superó uno de los récords de Michael Jordan, seis triples en media parte de un partido de las finales. Tras el descanso, Allen sumó uno más y concluyó su serie con 8 triples en 11 intentos, con lo que supera el récord de siete que él mismo compartía desde la final de 2008, también contra los Lakers, con dos antiguos especialistas: Scottie Pippen que logró los siete en las finales de 1997 y Kenny Smith, en las de 1995.

Allen, que el próximo mes cumplirá 35 años, estaba obsesionado en recuperar su habitual efectividad ofensiva tras un primer partido en el que, perjudicado por las faltas, tuvo que conformarse con 12 puntos en 27 minutos. Él mismo admite que sufre un trastorno de personalidad debido a su obsesión por anotar. "Nada funciona en mi vida cuando pasan cosas así. Estaba intentando jugar a golf hace dos días y no podía concentrarme porque pensaba '¿Cómo voy a parar a Kobe? ¿Cómo vamos a frenar a Gasol en el interior de la pintura?' Cualquier cosa que hacía, sólo pensaba en ello", explica Allen.

"Es un perfeccionista. Durante los dos últimos días ha ensayado millones de tiros. No es una coincidencia que los grandes tiradores sean grandes tiradores, trabajan en ello al máximo. Ves en la televisión a Kobe Bryant y ves que está tirando antes que nadie. Ray practica su tiro tres horas antes de cada partido. Por eso las mete. Cree en sí mismo y nosotros creemos en él", afirma Doc Rivers.

El contrato de Allen expira en las próximas semanas. Durante la temporada se rumoreó con insistencia la posibilidad de que los Celtics lo utilizaran en un intercambio de jugadores. Hijo de un militar, nació en la Base Aérea Castle en Merced, California. Vivió durante algunos años en Inglaterra y Alemania y destacó en la universidad de Connecticut antes de ser elegido en el número cinco del draft por Milwaukee, equipo con el que jugó antes de triunfar con los Seattle Supersonics que en 2007 lo traspasaron junto con los derechos de Glen Davis a los Celtics a cambio de Delonte West, Wally Szczerbiak y los derechos de Jeff Green. En Boston, Ray Allen formó el famoso big three junto a Paul Pierce y Kevin Garnett, un trío junto al que Rajon Rondo ha madurado hasta convertirse en una figura.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.