Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sporting y el Atlético van de la mano

El cuadro dePreciado sella la permanencia y Asenjo se lesiona

De un tiempo a esta parte, sin nada en juego salvo la honrilla, el Atlético se ha convertido en un engorro para los rivales . Las dos finales coperas le han insuflado tantas vitaminas que hasta los suplentes habituales se baten el cobre que da gusto. Lo mismo dio que el impronunciable volcán islandés obligase a la escuadra del Manzanares a trasladarse a Gijón por carretera.

Las ausencias de Forlán, Agüero, Simão, Assunção, Perea, Raúl García y De Gea, a los que Quique Flores dio festivo a cuatro días del pulso con el Fulham en Hamburgo, afectaron menos de lo previsto. Ni siquiera incomodó el mal fario que arrastra Asenjo, al que Joel sustituyó a los 13 minutos tras un encontronazo con Bilic.

SPORTING 1 - ATLÉTICO 1

Sporting: Juan Pablo; Sastre, Hernández, Gregory, Ángel; Camacho, Rivera; Lora, De las Cuevas (Matabuena, m. 90), Diego Castro (Carmelo, m. 86); y Bilic (Barral, m. 88). No utilizados: Cuéllar; Canella, Morán y Maldonado.

Atlético: Asenjo (Joel, m. 13); Valera (Ujfalusi, m. 56), Juanito, Domínguez, Cabrera; Ignacio Camacho, Tiago; Salvio, Jurado, Antonio López (Koke, m. 84); e Ibrahima. No utilizados: Sergio Rodríguez, Reyes, Gallegos y Borja.

Goles: 1-0. M. 57. Lora asiste a De las Cuevas, que ajusta el balón. 1-1. M. 71. Ibrahima, tras un despiste de la defensa.

Árbitro: Estrada Fernández. Amonestó a De las Cuevas, Ignacio Camacho y Rivera.

Unos 20.000 espectadores en El Molinón.

Ahí es nada, el canterano se convirtió en el cuarto arquero que defiende la portería rojiblanca en la temporada. El Sporting, que se las prometía muy felices, apenas le probó, más pendiente de los resultados de Tenerife, Getafe y Valladolid que de los deberes propios. Por más que salvase el cuello, el mosqueo de Manolo Preciado fue de escándalo.

Carcomido por las dudas, al Sporting le costó una hora ponerse en faena. El conjunto asturiano sudó tinta china frente a un Atlético al que sólo se le vieron las costuras en una genialidad de Lora, que se inventó un pase por encima de la defensa que De las Cuevas, solo delante de Joel, mandó a la red tras ajustarlo a conciencia al poste izquierdo del meta.

Fue la primera y última ocasión de peligro de un equipo necesitado que terminó gripado víctima de los nervios. Un error en cadena de la defensa dejó en bandeja el gol al Atlético, sustentado por Tiago y Jurado y que marcó por obra y gracia de Ibrahima. Fue el punto final de un partido que dejó a todos satisfechos.