_
_
_
_
BALONCESTO

Esta vez tampoco

Bizkaia BB se cae de la final del la Eurocopa tras ser derrotado por un eficaz Alba Berlín

El Bizkaia Bilbao Basket recibió ayer un castigo excesivo al quedarse fuera de la final de la Eurocopa tras caer en Vitoria ante un sólido Alba Berlín, que se medirá hoy (21.00) al Valencia. Los de Fotis Katsikaris fueron a remolque del equipo alemán durante todo el partido al no poder frenar el inteligente juego de los de Luka Pavicevic. El previsible juego de los bilbaínos y su flagrante falta de puntería durante todo el encuentro pasó una gran factura en el marcador final.

El primer cuarto empezó fuerte, con una falta de Mumbrú a tiro de tres de un jugador del Alba, a lo que se sumó una falta técnica del catalán por encararse con Byars. Todo ello se tradujo en un marcador desfavorable (4-0) para los bilbaínos, a lo que respondieron rápidamente con dos canastas, una de ellas con un poderoso mate, tras un rebote ofensivo, de Moiso. Un primer arranque de intensidad defensiva del Bilbao Basket hizo que el Alba no metiese su primera canasta hasta mediado el primer cuarto. Un triple de Salgado y una espectacular asistencia de éste por la espalda a Mumbrú puso por delante al Bilbao Basket (9-4), a lo que los alemanes respondieron con dos canastas consecutivas.

ALBA BERLÍN 77 - BIZKAIA BB 70

Alba Berlín: Wright (9), Byars (10), McElroy (13), Dojcin (-) y Sekulic (2) —cinco inicial—; Hamann (-), Jenkins (11), Golemac (5) y Chubb (27).

Bizkaia BB: Salgado (9), Warren (14), Mumbrú (10), Hervelle (10) y Moiso (12) —cinco inicial—; Javi Rodríguez (-), Blums (5), Banic (4), Markota (-), Seibutis (6) y Vázquez (-).

Árbitros: Lamonica (ITA), Dozai (CRO) y Cmikiewicz (POL). Eliminado: Byers (m. 35).

Unos 7.000 espectadores en el Fernando Buesa Arena de Vitoria.

Parciales: 18-18, 17-12, 21-19, 21-21

El Alba sacó su potencial con canastas de McElroy y Byars, contrarrestadas por los aciertos a aro pasado de Warren y de Moiso. Destacó el duelo entre el francés y el pívot Chubb, que empataron a seis puntos cada uno en el primer cuarto. El final del cuarto terminó con un triple de Hervelle en los últimos segundos para igualar la contienda a 18.

En el segundo cuarto, el Alba arrancó con fuerza con canasta y adicional de Chubb que hacía polvo el aro bilbaíno. Un contraataque del Bilbao Basket que culminó con canasta de Banic dio lugar a una dura respuesta del Alba que se puso por delante de seis. Un triple de Wright acabó de incomodar a los de Fotis Katsikaris, quienes encadenaron varios triples errados consecutivos hasta que Blums consiguió perforar de dos.

Con un juego rápido y fluido, el Alba tomó una ventaja de cinco puntos mientras el Bilbao Basket tampoco conseguía contrarrestar el juego interior de los alemanes y además era incapaz de anotar de tres. Una canasta a la media vuelta de Moiso con Chubb encima volvió a meter en el partido a los bilbaínos, que se pusieron a tres puntos. El Alba se fue ganando de cinco al descanso (30-35).

Los alemanes comenzaron el tercer cuarto dominando con facilidad el rebote y controlando el marcador ante un Bizkaia sin pulso. La presión del público era más que palpable, pero no parecía afectar a los jugadores del Alba que mantenían bajo control el encuentro con una férrea defensa. El Bizkaia BB puso mucho corazón pero pocas ideas ofensivas. Los alemanes no tardaron en tomar la medida a las sencillas jugadas que se repetían sucesivamente sin novedad alguna. Chubb, con 19 puntos anotados, seguía siendo el rey absoluto de la zona y el Bizkaia se mantenía en el partido sólo a base de tiros libres. En los últimos minutos del tercer cuarto el Alba se escapó de nueve tras un triple de Jenkins, lo que dejó el marcador en 56-49.

El bajo porcentaje de tres de los bilbaínos se rompió con un triple de Blums que hizo concebir esperanzas en el último cuarto. McElroy y Chubb, que hacía daño en cada jugada, no tardaron en responder con un total de tres canastas. Una tangana a ras de suelo entre Hervelle y Wright a cinco minutos del final acabó de desconcentrar a los bilbaínos. A dos minutos del final, Hervelle y Mumbrú pusieron el marcador a tres puntos del Alba e hicieron creer al público que aún había partido. Jenkins y McElroy dieron la puntilla a los de Katsikaris, que lo dieron todo hasta los últimos instantes, aunque les faltó cohesión y acierto.

Hervelle y Wrigth disputan un balón en el suelo que acabó en trifulca.
Hervelle y Wrigth disputan un balón en el suelo que acabó en trifulca.L. RICO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_