La última ascensión al Everest de Edmund Hillary

Apa Sherpa, el hombre que ha coronado más veces la montaña más alta del mundo, inicia su vigésima escalada en la que esparcirá las cenizas del alpinista neozelandés

Apa Sherpa, el hombre que ha coronado más veces el Everest, ha emprendido hoy el camino que le llevará nuevamente a la cumbre de la montaña más alta del mundo, con un cometido especial: esparcir las cenizas del neozelandés Edmund Hillary, la primera persona que pisó la cima, hace casi 57 años.

La vigésima expedición de este sherpa, que actualmente vive en Estados Unidos, tiene otro objetivo: limpiar la montaña de siete toneladas de desechos dejados por los cientos de alpinistas que han intentado la ascensión a esta cumbre.

El grupo ha volado desde Katmandú hacia el campamento base, en Lukla (a 160 kilómetros al noreste de la capital nepalí), y se prevé que alcance la cima a mediados de mayo.

Más información
Escalar el Everest no es tarea fácil, pero sí una forma de ganarse la vida
Muere el conquistador del Everest

"Edmund Hillary es una persona muy importante en Nepal. Por eso, me siento muy honrado de esparcir sus cenizas en la cima del Everest, monte que los sherpas consideran sagrado", ha declarado Apa Sherpa a France Presse antes de dejar Katmandú. "Voy a depositar las cenizas en la cumbre y a rezar por él, es quien nos mostró el camino", ha añadido.

Hillary, junto con el sherpa Tenzing Norgay, coronó los 8.848 metros de altitud del Everest el 29 de mayo de 1953. Murió en enero de 2008 a los 88 años, y parte de sus cenizas fueron ya esparcidas en el mar en Auckland. La otra parte se ha conservado hasta ahora en un monasterio budista en el pueblo de Kunde, en el Himalaya (este de Nepal).

Durante la entrega de los restos a Apa Sherpa, que tuvo lugar el jueves pasado en un acto en Katmandú, Ang Rita Sherpa, director del Fondo para el Himalaya, dijo que Hillary deseaba que sus cenizas fueran esparcidas en dos lugares: en el mar, cerca de Auckland, y en las montañas del Himalaya, donde hizo "grandes sacrificios personales para mejorar la vida" de sus habitantes. Así, recalcó que cumplir este deseo supondría un último tributo a la figura del montañismo.

La comunidad de sherpas, que vive en la región de Solokhumbu, a los pies del Everest, siente una gran admiración por Hillary, que dedicó muchos años a intentar mejorar las condiciones de vida de este pueblo del Himalaya, y su recuerdo sigue vivo. Muchos de ellos se dedican a hacer de porteadores y guías de las expediciones de alpinistas adinerados deseosos de subir al punto más alto del mundo.

Hillary creó una fundación dedicada a la construcción de escuelas y hospitales para esta comunidad, muchos de los cuales utilizan su grupo étnico como apellido.

Con el nombre de Eco Everest Expedition 2010, el grupo liderado por Apa Sherpa pretende bajar de las altitudes siete toneladas de basura y restos de anteriores escaladas. La mayoría de los desechos, seis toneladas, se recogerán por debajo de los 6.500 metros, donde está situado el campo 2, y el resto por encima. Es la tercera expedición de este tipo, en la de 2008 se recogió cerca de una tonelada de desechos, y en la de 2009, seis toneladas, incluidos los restos de un helicóptero militar italiano que se estrelló en 1973.

Siga el desarrollo de la expedición en la página de Apa Sherpa y en Twitter .

Apa Sherpa, en el aeropuerto de Katmandú antes de volar hacia Lukla (a 160 kilómetros al noreste) para iniciar su vigésima ascensión al Everest, donde esparcirá las cenizas de Edmund Hillary.
Apa Sherpa, en el aeropuerto de Katmandú antes de volar hacia Lukla (a 160 kilómetros al noreste) para iniciar su vigésima ascensión al Everest, donde esparcirá las cenizas de Edmund Hillary.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS