Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reprimenda de Schumacher a Alonso

El heptacampeón mundial se quejó de que el asturiano y Hamilton le habían perjudicado en sus vueltas rápidas

Consulta los tiempos y la parrilla de salida del Gran Premio de Australia. Sigue en directo el análisis de la carrera a las 08.00 con Oriol Puigdemont

El problema del tráfico en la calificación del Gran Premio de Australia (en la que Vettel logró la 'pole') provocó el primer problema serio entre varios de los mejores pilotos del mundo. La parrilla de la fórmula 1 no sólo reúne este año a cuatro campeones mundiales (Michael Schumacher, Fernando Alonso, Lewis Hamilton y Jenson Button, el actual), sino a 24 pilotos en total, un pelotón que congestiona cada circuito por la gran diferencia de velocidades entre unos y otros.

Ayer lo pagó Schumacher cuando intentaba lograr la vuelta rápida en la última tanda. Cuando acabó, el alemán bajó del coche y se fue directo a Alonso para que le explicara por qué no le había cedido el paso cuando él estaba realizando su intento de vuelta rápida y el español se hallaba simplemente en la de calentamiento. "Sólo le pregunté si su equipo no le había avisado de que yo llegaba por detrás buscando un tiempo", comentó el de Mercedes; "me contestó que no. Entonces le dije que me había roto el ritmo de la vuelta y me había perjudicado".

Schumacher reprendió primero a Alonso y luego a Hamilton. "Lewis me cortó también el paso cuando él no estaba en su vuelta rápida. Creo que eso no está bien". El siete veces campeón acabó séptimo, por detrás de su compañero, Nico Rosberg, que ya le superó tanto en la serie clasificatoria como en la carrera de Bahrein. Ése fue el principal motivo de su enojo.

Acostumbrado a imponer su ley, Schumacher no se conformó con las explicaciones de Alonso y marchó hacia el director de carreras de la federación internacional, Charlie Whiting. "Puedo entender que Alonso no me viera, ya que supongo que estaría pensando en muchas otras cosas y no precisamente en mirar el retrovisor", agregó enfadado el germano; "por eso acudí al despacho de Whiting para que me clarificara la situación. Quería saber cuáles son las líneas de actuación en este sentido para comprobar si lo que hicieron se ajusta o no a las normas y qué es lo correcto".

El problema del tráfico se ha acentuado mucho este año porque la parrilla ha crecido de 20 a 24 coches, que habrían sido 26 si el equipo US no se hubiera retirado antes de empezar el Campeonato del Mundo. Dar una vuelta completa sin encontrar algún inconveniente es ahora prácticamente imposible. Y los más perjudicados suelen ser los mejores porque se encuentran con coches mucho más lentos a los que sacan entre cinco y nueve segundos por vuelta en condiciones similares de combustible y neumáticos. No es un problema cuando se los encuentran en una recta, pero sí cuando les taponan la trazada en alguna curva. Pedro Martínez de la Rosa (Sauber) recibió ayer una advertencia de los comisarios tras una queja de Sebastian Buemi (Toro Rosso) por molestarle también en su intento de vuelta rápida. Schumacher no se mordió la lengua: "No es agradable si das lo mejor de ti y alguien te frena".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.