Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONMANO | EUROPEO DE AUSTRIA

Francia hace historia

La selección de balonmano de Onesta supera a Croacia y gana su tercer oro consecutivo: JJOO de Pekín, Mundial de Croacia y Europeo de Austria

La selección francesa de balonmano entró ayer en la historia de este deporte con letras mayúsculas. Su victoria sobre Croacia por 21-25 en la final del Europeo de Austria, sitúa al equipo de Claude Onesta en una situación de ensueño. Francia ha ganado de forma consecutiva las tres grandes competiciones: los JJOO de Pekín en 2008, el Mundial de Croacia en 2009 y el Europeo en 2010. Ninguna otra selección lo había conseguido hasta el momento. El ciclo olímpico se completaría si el próximo año, los franceses consiguieran también subir a lo más alto del podio en el Mundial que se celebrará en Suecia, en lo que podría considerarse el Grand Slam del balonmano.

La hazaña de los franceses supera en calidad las logradas tanto por la Rusia de Anatoly Jevstuchenko en los años setenta como por la Suecia de los noventa, el equipo más laureado de la historia. Bajo la dirección de Beng Johansson, un equipo comandado por Wislander, con jugadores de la calidad de Stefan Lovgren, Magnus Andersson y Thomas Svensson, consiguió alzar 10 medallas en 11 competiciones entre 1994 y 2002. Ganaron cinco oros, cuatro platas y un bronce y llegaron a disputar ocho finales consecutivas. Pero aquella generación tan brillante se quedó sin un oro olímpico.

CROACIA 21 - FRANCIA 25

Croacia: Alilovic (Caradina), Balic (4), Kopljar (1), Vori (2), Valcic, Strlek (2), Cupic -siete inicial- Duvnjak (3), Lackovic, Zrnic (7, 6 de penalti), Gojun, Vukovic (2), Mataija, Buntic y Musa. Exclusiones de Vori, Buntic, Mataija (roja directa), Buntic.

Francia: Omeyer (Karabone), Fernández (2), Dinart, Karabatic (6), Abaló (4), Sarhaindo (3), Guigou (3) -siete inicial-. Barachet, G. Gille (1), Narcisse (3), Joli (1p), Junillon, Bosquet (2), Ostertag y Detrez. Exclusiones : Karabatic (dos veces) y Narcisse.

Marcador cada cinco minutos: 2-º, 4-2, 6-6, 8-7, 10-8, 12-12 (descanso), 13-15, 14-18, 16-18, 18-21, 20-23 y 21-25.

Árbitros: Bernd Methe y Reiner Methe (Alemania)

Incidencias11.000 espectadores en el Stadthalle de Viena. Oro: Francia. Plata: Croacia. Bronce: Islandia. España concluyó sexto.

Francia, en cambio, completó el ciclo y lleva ya seis medallas en los últimos siete campeonatos. Croacia fue una de sus víctimas, porque perdió con Francia la final del Mundial en su propio país el año pasado y esta vez volvió a sucumbir en la final del Europeo. El equipo de Onesta entró en esta competición como el más claro favorito al título, pero en los primeros partidos creó ciertas dudas por las dificultades que encontró y por la derrota que sufrió contra Hungría. Sin embargo, en la segunda fase ya empezó a vislumbrarse el valor real de esta selección. Y a partir de las semifinales, todo su poderío volvió a resurgir hasta implantar su juego y acabar dominando con solvencia no sólo a Islandia en las semifinales, sino también a Croacia en la final.

Le costó, sin embargo, asentarse en defensa al grupo de Onesta. Y el ataque no comenzó a explotar todo su potencial hasta la segunda parte. Entonces, los croatas parecían ya bastante cansados y consumían demasiado tiempo en protestas y pausas en el juego. Mientras que Francia estaba ya lanzado, bajo la dirección de Karabatic y bien apoyado por el lateral Narcisse y por los extremos Abaló y Guigou. Croacia dominó todo el primer tiempo y luchó después desesperadamente para salvar un partido que se les estaba escapando (18-22 a 10 minutos para el final). Balic, el alma de este equipo, buscó con excesiva desesperación el lanzamiento incluso sin condiciones; tanto a él como a Vukovic, Valcic y Lackovic (que entró sólo al final) les costó encontrar huecos entre la defensa y un inspirado Omeyer. Francia ganó y demostró que sigue siendo la mejor selección del mundo.

Bronce para Islandia

Islandia, por su parte, se adjudicó la medalla de Bronce tras superar a Polonia por 29-26 en un trepidante final. El dominio de los islandeses fue abrumador en algunos momentos (18-10 en el descanso). Sin embargo, bastaron algunos aciertos consecutivos del portero Szmal para que el marcador se igualara (23-25 a siete minutos de la conclusión) y los nervios se apoderaran de los islandeses. Al final, sin embargo, los errores de los polacos, un par de decisiones arbitrales cuestionables y la entrada en pista de toda la artillería islandesa (Stefansson, Gudjonsson y Palmarsson) decantaron la balanza. Polonia pagó su falta de entrega en su último partido de la segunda fase, cuando no se implicó en el partido contra Francia, relegó a España, y pasó a las semifinales como segundo de grupo: Croacia le derrotó, e Islandia le quitó la medalla de Bronce. Es el segundo metal que consiguen lo isleños, tras sorprender al mundo entero con la Plata en los JJOO de Pequín en 2008.

Ningún español entró en el equipo ideal del Europeo: Szmal (portero de Polonia), Strlek (extremo izquierdo de Croacia), Jicha (lateral izquierdo de R. Checa), Karabatic (central de Francia), Vori (pivote de Croacia), Stefansson (lateral derecho de Islandia) y Abaló (extremo derecho de Francia). El máximo goleador fue Filip Jicha, con 53. El mejor defensa fue Jakov Gojun (Croacia) y el mejor jugador del campeonato Jicha.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información