Los barcos de la Copa del América regresan al agua

Alinghi y BMW Oracle entrenan en Valencia mientras mantienen abierta su disputa en los tribunales

Si el viernes pasado fue el catamarán del Alinghi el que realizó su primer entrenamiento en aguas valencianas con la embarcación que competirá en apenas unas semanas por defender la Copa del América, hoy ha sido el impresionante trimarán del Oracle el que ha probado por vez primera cómo navega su nuevo multicasco, con el que aspira a arrebatar la Jarra de las Cien Guineas a los suizos.

Los norteamericanos, que finalmente han instalado su base de operaciones en el puerto comercial por el volumen de su embarcación y la magnitud de la espectacular vela rígida que han construido (el trimarán supera, con ésta, los 60 metros de altura), han alcanzado esta tarde los 40 nudos. Una velocidad muchísimo mayor a la que competían los barcos (AC90) de la anterior edición de 2007. Además, ya tienen nombre para su barco: USA, que ha sido admirado por una comitiva encabezada por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el presidente de la Autoridad Portuaria, Rafael Aznar. El tres veces campeón de la Copa del América, Russell Coutts, ha ejercido de anfitrión.

Más información

"Valencia es el lugar donde se pueden ver las dos embarcaciones de vela deportiva más espectaculares de la historia", se ha congratulado la alcaldesa en su visita a la base del BMW Oracle en el puerto comercial de Valencia. Cierto. Claro que la incertidumbre que todavía hoy planea sobre la 33ª edición de la Copa del América reduce a la mínima expresión el atractivo de esta competición milenaria e internacional. Los equipos siguen enfrentados en los tribunales por la organización de la regata. Además, el evento sigue pendiente de que se cierre el acuerdo de Alinghi con el Consorcio de las tres administraciones (Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Valencia). Al respecto, Barberá ha evitado poner fecha a una reunión del organismo y ha afirmado que sólo necesita el visto bueno del Gobierno central para la aprobación del presupuesto de la regata, que podría alcanzar los 10 millones de euros.

En los próximos días, nunca antes de la semana próxima, los tribunales se pronunciarán sobre la última demanda del Oracle, que asegura que las velas con las que pretende navegar el Alinghi son ilegales. A 19 días de que arranquen la competición según lo previsto -mientras los equipos no acuerden otra cosa ésta debe empezar el 8 de febrero-, ni siquiera los propios miembros de los equipos se atreven a fijar una fecha. En caso de que la juez reconozca la ilegalidad de las velas de los suizos, el inicio de la competición podría retrasarse aproximadamente entre cuatro y cinco semanas hasta que el Alinghi disponga de otras nuevas.

Pero dado que las dos embarcaciones se encuentran ya en Valencia, la 33ª Copa del América, un duelo al mejor de tres regatas, se celebrará en aguas valencianas más tarde que pronto.

Lo más visto en...

Top 50