La Real fortalece su liderato

El equipo blanquiazul derrota al colista Castellón con un gol de Labaka en jugada de estrategia

La Real se reencontró con el triunfo lejos de Anoeta, tras dos meses de sequía, con cuatro partidos consecutivos sin vencer. En Castalia, ante el colista Castellón, el conjunto donostiarra no desaprovechó la buena oportunidad para reafirmar su condición de líder. El equipo blanquiazul logró una victoria por la mínima, en un partido sin juego nada brillante, con un gol de Labaka en jugada de estrategia. Con mucho trabajo, lucha, orden defensivo y hasta con fortuna, la Real pudo lograr un triunfo importante.

El encuentro comenzó bajo el dominio y control en el juego por parte del Castellón, buscando el peligro de su principal referente en su ataque, el argentino José Ulloa. Martín Lasarte apostó de salida por un centro del campo configurado por Rivas, Elustondo y Zurutuza, que regresaba al once inicial en sustitución de Griezmann, para contrarrestar la salida del esférico del Castellón.

CASTELLÓN, 0; REAL SOCIEDAD, 1

Castellón: Carlos Sánchez; Rafita, César, Zamora y Pedro( Diego Reyes, min. 77); Enguix, Mantecón (Ricardo Paéz, min 82), Palanca, Uranga (Jonatan Valle, min 65), Nico Medina y Ulloa.

Real Sociedad: Bravo; Estrada, Ansotegi, Labaka Mikel González; Rivas, Elustondo( Bergara, min. 59); Xabi Prieto, Zurutuza, Nsue (Aranburu, min.63) y Bueno (Agirretxe, min. 80).

Gol: 0-1 M. 19 Labaka.

Árbitro: Alfonso Pino Zamorano (Colegio castellano- manchego). Amonestó a los locales Uranga, Rafita y a los visitantes Mikel González, Elustondo, Estrada y Bueno.

4.688 espectadores en el estadio Castalia.

Muy pronto, la Real reaccionó mirando la portería contraria. En su primera aproximación, el delantero uruguayo Carlos Bueno no pudo culminar una buena combinación con Rivas. El conjunto blanquiazul volvió a recurrir a la estrategia, con otra jugada a balón parado, para inaugurar el marcador. Elustondo sacó un saque de esquina, que Xabi Prieto peinó en el primer poste para rematar el central Mikel Labaka, en su llegada dentro del área, con un disparo cruzado con su pierna derecha, batiendo a Carlos Sánchez.

Del acierto realista se pasó a la ineficacia del conjunto albinegro que malgastó dos buenas ocasiones para empatar el partido. Un paradón del guardameta chileno Claudio Bravo, tras un lanzamiento de su compatriota Nico Medina y un remate de cabeza desviado de Ulloa después de un centro por la derecha de Palanca.

En la reanudación, el Castellón asumió más riesgos en busca del gol, con abrumador dominio, pero sin claridad en su ataque. Un cabezazo de Bueno al comienzo del segundo periodo fue el único remate a puerta del conjunto donostiarra.

Ante el continuo asedio del equipo castellonense, Lasarte optó por reforzar el centro del campo con las sustituciones de Markel Bergara y Mikel Aranburu, para retener el balón y potenciar el trabajo defensivo. Márquez también agotó sus alternativas ofensivas con los cambios de Jonatan Valle y Ricardo Paez, pero sin encontrar el premio en el gol. La Real vivió de las rentas, se olvidó de atacar, con continuas pérdidas de balón, pero mostrando su solidez y seguridad defensiva. En la recta final, incluso, buscó su frescura, con la entrada de Agirretxe en sustitución del delantero bregador, Carlos Bueno.

El líder, encontró otro aliado, la sonrisa de la fortuna, en la última acción de peligro del Castellón. Un centro por la banda izquierda de Diego Reyes, encontró la cabeza Nico Medina que estrelló el esférico en el poste izquierdo de la portería de Bravo. El centrocampista chileno, cedido por Osasuna, fue sin duda el jugador más destacado del conjunto blanquinegro.

El Castellón no pudo continuar con su progresión de resultados en su feudo, de la mano del técnico catalán Tintin Márquez. El equipo castellonense se hunde un poco más en la posición de colista, con once derrotas, el equipo con mayor número de partidos perdidos y con una fragilidad defensiva propia de uno de los conjuntos más goleados del campeonato.

Lo más visto en...

Top 50