El miedo en el cuerpo

Macua reconoce que en el palco se vivieron momentos de tensión

Indignación y desprotección eran las sensaciones más abrumadoras entre los 700 aficionados del Athletic desplazados a Viena, muchos de los cuales aun permanecen, de turismo, en la capital austríaca. Indignación por lo sucedido y desprotección no sólo durante el partido sino durante todo el día por la pasividad de la policía de Viena que nunca intervino en los distintos sucesos que se produjeron desde la mañana del jueves. El presidente del Athletic, Fernando García Macua, reconoció que pasó "cierta tensión" por los incidentes "En el palco hubo un momento de cierta tensión porque los miembros de seguridad llegaron a perder el control y hasta que no aparecieron los antidisturbios y retomaron el control han sido unos minutos difíciles", indicó García Macua a la cadena SER.

Más información
'Ultras' del Madrid y Espanyol, en el Austria-Athletic

El mandatario apuntó que el delegado de la UEFA estaba "tan sorprendido e indignado" como los representantes rojiblancos, "y otros invitados, entre ellos el embajador de España en Austria", advirtió.

García Macua aseguró que el grupo radical no era "pequeño". "Eran 2.000 ó 2.500 y en actitud muy violenta. Además, era un recinto cerrado y sin que las fuerzas del orden pudiesen pararlo podía pasar cualquier cosa. Hasta que no se ha formado el cordón policial, ha habido un momento de franca preocupación", añadió.

Finalmente, el dirigente del Athletic dejó claro que "la gran preocupación" tras el partido era que los seguidores del equipo "pudieran volver en transporte público sin mayores problemas".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS