Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | BARCELONA 1 - REAL MADRID 0

"Nos faltó calma y paciencia"

Pellegrini dice que los nervios hicieron parecer al Madrid un equipo fatigado

"A mí la imagen me da igual, yo lo que quiero es ganar y por eso hoy me voy de aquí con cara de tonto", dijo Iker Casillas cuando se encaminaba al vestuario. El portero no pudo ocultar su frustración ante la cámara del Canal+. Achacó la derrota a la mala pata de sus delanteros: "Hemos tenido una llegada muy clara con Cristiano que no hemos aprovechado y al final la hemos pagado. El resultado es totalmente injusto, lo justo en todo caso hubiese sido un empate. Ibra sí supo aprovechar un gran pase entre líneas de Alves".

El Madrid salió derrotado del Camp Nou. Sus jugadores se ducharon entre maldiciones. Pero al cabo del clásico se extendió la sensación de que el equipo se había consolidado, que había dado un paso más en su progreso, y que lo había hecho poniendo en grandes dificultades al que, hoy por hoy, es el mejor equipo del mundo. Derrotado pero afianzado en su credibilidad, el técnico madridista, Manuel Pellegrini, confesó que no dejaba Barcelona satisfecho. "Hemos merecido el empate", dijo. "Ha sido un partido muy igualado. Hemos jugado un muy buen primer tiempo, hemos generado tres ocasiones que pudieron haber desequilibrado. Después hemos tenido ocasiones en varios contragolpes con Higuaín y Raúl. Lamentablemente no las hemos concretado".

"No me puedo ir satisfecho cuando no conseguimos el resultado que queríamos", prosiguió el entrenador. "Ellos tuvieron la posesión en sectores en los que a nosotros no nos importaba que la tuvieran. Creo que el Barça cuando marcó el gol se vio con un marcador que ni ellos se esperaban. A nosotros nos faltó calma y paciencia para elaborar las jugadas, y concretar".

A Pellegrini le gustó más el Madrid sin el balón que con él. Así, destacó el esfuerzo físico que hicieron sus jugadores y, en el apartado crítico, lamentó la falta de serenidad con la pelota. "No creo que hayamos tenido un bajón físico", dijo. "Al contrario, gracias al despliegue físico que hicimos impedimos que el Barcelona se encontrase cómodo con el balón. Lo que nos hizo parecer fatigados fueron los nervios". El chileno atribuyó al Madrid el bloqueo de su rival anoche, y lamentó el error defensivo en el gol, provocado en parte por la incorporación de Piqué, que arrastró a Pepe y dejó solo a Ibrahimovic. "Pocas veces he visto llegar tan poco al Barça a la portería contraria", observó. "Ellos hacen muy bien los desdoblamientos, las llegadas desde la segunda línea, y las incorporaciones desde atrás en ataque. En el gol, el problema fue no ajustar las marcas. Alves metió un centro en el medio del área y lo grave es que no haya habido nadie en el segundo palo para marcar a Ibrahimovic".

El director general madridista, Jorge Valdano, dio la razón a su portero: "Pues sí, tiene razón Iker... [en desdeñar eso que se llama "imagen", eufemismo para decir "buen juego"] por eso digo que cuando se gana las victorias hay que celebrarlas por muy agónicas que sean y no ponernos a hacernos preguntas". Valdano hizo una reflexión optimista: "Ha sido un partido intenso. El Madrid ha merecido bastante más suerte de la que ha tenido. Ha demostrado una gran madurez en un campo nada fácil. Hemos llevado la iniciativa durante mucho rato, creo que el equipo está progresando. Lo que pasa es que a veces necesitamos medirnos con rivales de altura para demostrar nuestro nivel. Y este partido nos va a servir para que no nos castiguen tanto", concluyó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.