Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irlanda pide que se repita el partido ante Francia

La Federación irlandesa de fútbol reclama a la FIFA que se no se tenga en cuenta el gol de los franceses tras una mano de Henry

Irlanda recurrirá ante la FIFA el resultado del partido del miércoles ante Francia. La selección de Doménech eliminó a la irlandesa gracias a un control de Henry con la mano que permitió marcar a Gallas en la prórroga. El partido de vuelta de la repesca terminó empate a uno y con Irlanda fuera del mundial 2010. Pero la reacción de la Federación irlandesa de fútbol no ha tardado y ha anunciado que pedirá al máximo organismo internacional de fútbol que se repita el partido. Algo que la propia FIFA ha descartado esta mañana a través de un comunicado.

Aún así, la Federación irlandesa ha contado con el apoyo de su ministro de Justicia, Dermot Ahern, que también ha anunciado esta mañana que activará el protocolo necesario para pedir que se repita el encuentro. "Es lo menos que podemos hacer por los jóvenes aficionados de todo el país. Si no pasa nada, tendrán la impresión que el resultado, cualquier victoria, vale aunque sea gracias a las trampas", ha señalado el Ahern. Pese a la petición, el ministro ha confesado que sabe que tiene pocas posibilidades de que se repita el encuentro aunque ha añadido que como "Henry ha confesado su mano y millones de personas han visto las imágenes", la FIFA debe rectificar en favor de "la dignidad del fútbol".

"No lo concederán porque no somos nadie en el fútbol mundial, pero pongamos (a la FIFA) en el aprieto. Es lo menos que le deben a miles de jóvenes seguidores que se sienten desolados. Si se mantiene el resultado, se reforzará la idea de que conviene hacer trampas para vencer", ha recalcado el ministro.

El caso es que "la mano de Dios" del delantero galo Thierry Henry, con la que se ayudó para controlar un balón y dar un pase de gol, se ha convertido en un agravio para Irlanda, que se siente también robado por los presidentes de la FIFA y de la UEFA, Joseph Blatter y el francés Michel Platini, respectivamente. Antes de partir de París, el capitán del once del trébol, Robbie Keane, ha ironizado sobre la felicidad de ambos dirigentes, quienes "probablemente están aplaudiendo, Platini, ahí sentado al teléfono con Blatter, quizá mandándose mensajes de texto, encantados con el resultado".

No obstante, los dardos más envenenados se reservan para Henry, al que se califica de mentiroso, tramposo o hipócrita, en referencia ésta última a su gesto de sentarse en el césped junto al defensa Richard Dunne al término del partido.

Lo realmente útil, se discute en las tertulias, habría sido una rectificación inmediata del capitán francés con el árbitro, quien, según comentan los expertos, podría haber anulado el tanto después del "mea culpa". Argumentos a toro pasado y completamente estériles, como la petición de repetición del partido, posibilidad que la propia FIFA ha descartado mediante un comunicado.

El normalmente comedido rotativo The Irish Times abre sus páginas deportivas con titulares del tipo "Henry traicionero, tus artes engañosas te marcarán", y arguye que será recordado por esa mano tanto como por sus cualidades futbolísticas. El Independent, el periódico más vendido en Irlanda y proclive, en ocasiones, al sensacionalismo, también apunta al delantero del FC Barcelona. "Thierry el ladrón robó nuestro sueño", escribe el comentarista Vincent Hogan. Y agrega: "París tiene la capacidad de hacer que te sientas desgraciado. Visten mejor que nosotros. Su lengua es una carta de amor inacabable. Todos suspiran ante la belleza de sus edificios. Es como si incluso los pobres estuviesen matriculados en alta costura".