_
_
_
_
FÚTBOL | LIGA

Bofetada de pragmatismo

El Almería de Hugo Sánchez se estrena ante el bonito pero poco práctico Getafe de Míchel

Hay equipos diseñados desde el vestuario con la clara vocación de agradar bajo la consigna del buen trato al balón y la búsqueda continua de la portería rival. El Getafe de Míchel vive de la estética y de una constante que no entiende de esperar al rival en su campo y salir al contragolpe. Se hace con la pelota desde el primer minuto y propone una partida de igual a igual, sin trampas, a cara descubierta. La filosofía de Míchel tomó cuerpo ante el Almería de su amigo Hugo Sánchez y el Getafe demostró durante buena parte del encuentro que es más bonito que bueno. El exuberante dominio del balón del conjunto madrileño (4 saques de esquina a favor en los primeros diez minutos) apenas se tradujo en ocasiones claras, con lo que la imposibilidad de darle sentido a tanto juego preciosista invalidaba en parte la encomiable propuesta madrileña. El Almería, con un sentido mucho más práctico, se sintió cómodo en la persecución del rival y no sufrió demasiado ante la valentía del Getafe. Casquero personalizaba el dominio de su equipo, al que le faltaba mordiente para plasmar en el marcador su superioridad. El arrojo nunca encontró premio.

ALMERÍA 1 - GETAFE 0

Almería: Diego Alves; Michel (José Ortiz, m. 63), Chico, Acasiete, Guilherme; Juanma Ortiz, Bernardello, Soriano, Crusat (Cisma, m. 91); Piatti (David Rodríguez, m. 81) y Kalu Uche. No utilizados: Esteban; Pellerano, Corona y Solari.

Getafe: Ustari; Torres, Rafa, Cata Díaz, Manel; Casquero (Manu, m. 77), Celestini; Pedro León (Pedro Ríos, m. 58), Albín (Gavilán, m. 58), Adrián; y Soldado. No utilizados: Codina; Belenguer, Contra y Cortés.

Gol: 1-0. M. 47. Michel, tras gran pase al hueco de Uche.

Árbitro: Estrada Fernández. Amonestó a Soriano, Celestini, Rafa, Cata Díaz, Bernardello y Juanma Ortiz. Unos 9.000 espectadores en el estadio de los Juegos del Mediterráneo.

Como consecuencia de su nulidad ofensiva, la mejor oportunidad del primer tiempo correspondió al Almería gracias a Guilherme y nada más iniciarse el segundo un magistral pase de Uche habilitó a Michel para que éste hiciera el gol del triunfo. La efectividad pudo con la seda y la tónica se mantuvo a medida que transcurría el choque.

Sólo Manu puso en apuros a Diego Alves a falta de doce minutos para el final. Ínfima producción atacante de los de Míchel, incapaces, además, de dotar de continuidad a lo bueno apuntado en el primer tiempo. Un gol bastó al Almería para llevarse sus primeros tres puntos del Campeonato. Ganó el más práctico, así de fácil. Para la historia de este duelo entre viejos amigos sólo quedará el resultado.

El defensa brasileño del Almería intenta controlar un balón ante la presencia de Macedo
El defensa brasileño del Almería intenta controlar un balón ante la presencia de MacedoEFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_