AUTOMOVILISMO | FÓRMULA 1

"Nelsinho es un hijo de papá, no ganó nada"

El caso del accidente supuestamente provocado de Nelsinho Piquet en la carrera de Singapur de 2008 que ganó Fernando Alonso acapara toda la atención en Monza. La batalla entre el director, Flavio Briatore, y la familia Piquet ha traspasado la barrera de lo profesional para entrar en las descalificaciones personales. Ayer, el director de la escudería Renault dejó algunas muestras imborrables en la conferencia de prensa que realizó por grupos en varios idiomas. El mensaje que quería transmitir era claro: Renault y él mismo han puesto una querella criminal contra los Piquet, padre e hijo, en los juzgados de París y de Londres por chantaje y difamación. Pero en la charla cayeron algunas perlas. Una de ellas, que el padre de Nelsinho le pidió a Briatore que actuara para separar a su hijo de un amigo de 45 años que era una mala influencia para él.

Más información
Mosley garantiza la inmunidad de Piquet si dice la verdad
Piquet y Renault se acusan de provocar el accidente de Singapur
Hamilton confirma la superioridad de McLaren

La perplejidad fue notable entre los asistentes. Pero Briatore prosiguió: "Lo único que siempre he intentado es ayudar a Nelsinho. Cuando su padre me lo pidió, le puse un entrenador personal para que enderezara el camino. Pero es un hijo de papá, alguien que siempre ha tenido lo mejor para ganar. Y cuando llegaron las cosas serias en la F-1, entonces salió a relucir su real valía. No ganó nada. Por eso le despedimos en Hungría. Y entonces, Nelson Piquet padre comenzó a difamarme y a denigrar mi nombre y el de Renault. Pero no me extraña porque siempre ha denigrado a todo el mundo. Ya lo hizo antes con Mansell [insultó reiteradamente a su esposa]. Le conozco muy bien".

Briatore aseguró que si no hubieran prescindido de Piquet en el Gran Premio de Hungría, nada de eso hubiera ocurrido. "Seguro que no", afirmó, convencido de que el chantaje planteado por el padre iba dirigido a conseguir que le mantuvieran el volante hasta el final de la temporada 2009. Sin embargo, argumentó que hasta ahora sólo se ha hablado de una sola versión de los hechos, la que ha salido a la luz pública de un sumario de la FIA que "debería haber permanecido en secreto". "Nosotros tenemos una defensa muy bien argumentada, pero vamos a respetar la privacidad de toda la instrucción hasta que llegue el Consejo Mundial [EL DÍA 21]", agregó.

Hay una clara inclinación en el paddock a creer que la historia que Nelsinho Piquet explicó a la FIA es cierta. Pero existe también la certeza de que será imposible demostrarlo. La transcripción completa de su declaración aporta datos interesantes y alguno divertido. "Sé prudente", cuenta Piquet que le dijo Pat Symonds, jefe de ingenieros de Renault, tras explicarle exactamente dónde y cuándo debía accidentarse. El piloto explica que pidió varias veces por radio que le aclararan si estaban en la vuelta 14ª, para asegurarse de que era el momento de chocar; y afirma que en la telemetría de aquella vuelta quedaba claro que cuando comenzó a perder su coche, siguió acelerando en lugar de frenar. "Cualquier ingeniero puede ver que el accidente es provocado", indicó Piquet. Al final de su relato, cuenta también que nadie habló nunca más del incidente. "Sólo Briatore me dijo 'gracias' discretamente al pasar por mi lado". Sin embargo, buscando en los archivos aparecen evidencias de que estas cosas ocurren durante las carreras. Y en eso basará su defensa Renault.

Ayer, Briatore y Carlos Gohsn, presidente de Renault, se reunieron en París con los abogados de la marca para establecer un plan de ataque. De ahí surgió la querella criminal contra los Piquet. Y en Monza, Max Mosley, presidente de la FIA, habló para dejar claro que Nelsinho Piquet tiene una promesa de inmunidad, que el resultado de la carrera de Singapur de 2008 es inamovible y que, en caso de culpabilidad, Renault se expone a una exclusión del Mundial. La FOTA (Asociación de equipos de F-1) entró en el asunto para denunciar que una instrucción que debería ser privada se haya convertido en un debate público. Por ahora no hay culpables ni inocentes. Pero ya hay un perdedor: Nelsinho Piquet no volverá a poner los pies en la F-1.

El patrón de Renault, en el centro de la polémica por el caso Piquet
El patrón de Renault, en el centro de la polémica por el caso PiquetEFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS