Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MONTAÑISMO

"Necesitamos a Zapatero"

El inicio del rescate de Óscar Pérez se demora un día por problemas con los helicópteros, mientras el presidente español asegura su concurso

Confusión, primero. Enorme frustración después. Este miércoles ha sido un día perdido en las labores de rescate del alpinista oscense Óscar Pérez, quien ha sumado su sexto día en precario, y malherido en la arista noroeste del Latok II . El helicóptero pakistaní que debía aterrizar en el campo base con equipo, dos guías norteamericanos y varios porteadores de altura nunca llegó a destino. Incomprensiblemente depositó 200 kilos de material y a los porteadores locales a ¡ocho kilómetros del campo base¡ Ni rastro de los dos alpinistas norteamericanos.

Peor aún, Álvaro Novellón y el norteamericano Fabricio Zangrilli decidieron cambiar a última hora su estrategia: en lugar de acometer el acceso por la vía de la cara norte decidieron que el helicóptero les depositase en la cara sur donde existe un corredor accesible de nieve que les conduciría a un collado desde el cual acceder con mayor rapidez hasta el herido. Pero nada de esto ha sido posible en los plazos necesarios: la ausencia de helicóptero ha frustrado su estrategia inicial. Horas más tarde, sin embargo, llegó el ansiado helicóptero que les transportó hasta el Glaciar de Biafo, a siete kilómetros de la pared sur del Latok II. Este jueves, otro aparato debería acercarles el material preciso para escalar y acercarles el máximo hasta la pared.

Mientras, Óscar, de 33 años, espera ayuda desde hace seis días . Está sin compañía ni tienda, con un infiernillo, un cartucho de gas, su ropa y un saco fino de dormir a una altura de 6.200 metros. En ese punto sufrió una caída durante un ataque a la cima en compañía de Álvaro Novellón, accidente que le provocó una fractura en una pierna y otra en un brazo. Óscar quedó malherido en una repisa, a 40 metros de la arista por la que discurre la vía, y recibió de inmediato la ayuda de Álvaro, quien, ante la imposibilidad de rescatarle, optó por descender y pedir ayuda. Álvaro invirtió día y medio en destrepar la pared y poner en alerta al Club Peña Guara, de Huesca, que vive horas de frenesí desde el pasado sábado tratando de coordinar las labores de un rescate terriblemente complicado.

Los generosos esfuerzos diplomáticos desde España , el trabajo enorme de la Embajada en Islamabad y la colaboración firme del Ejército de Pakistán renovaron este martes las esperanzas. Un helicóptero transportó este martes hasta el campo base de la montaña a un guía estadounidense, voluntario en la operación de rescate. Álvaro Novellón, compañero de escalada de Óscar, se subió al aparato e indicó al piloto el lugar en el que vio por última vez al herido. Tras varias pasadas, se abortó el vuelo: ni podían acercarse más a la pared ni la distancia les permitía ver la posición de Óscar, pero el gesto colmó de optimismo a Álvaro: "Sé que Óscar ha podido escuchar el ruido del aparato y sé que eso le va a permitir aguantar más tiempo", expresó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.