Muerte súbita de Dani Jarque

Un ataque al corazón siega la vida del central del Espanyol, de 26 años

La tragedia golpeó ayer a Daniel Jarque (Barcelona, 1983), defensa central del Espanyol, que falleció de forma inesperada en Coverciano, cerca de Florencia, donde el equipo blanquiazul estaba de pretemporada. Un fulminante ataque al corazón acabó con su vida.

El futbolista se hallaba en la habitación del hotel, conversando por el teléfono móvil con su novia, que está en la recta final de su embarazo. Pero, de repente, Jarque se desplomó. La chica, asustada, llamó entonces a un compañero del equipo -Corominas, también de cuarto e íntimo amigo del central- para alertarle de que no le respondía. Al subir Corominas a la habitación, junto con el delegado del equipo, José María Calzón, inquietos ambos porque no era una actitud normal en Jarque, se encontraron al jugador en el suelo. Sufrió una asistolia. El doctor blanquiazul, Miquel Cervera, le practicó el protocolo RCP e hizo uso del desfibrilador. Pero se trataba de una asistolia no desfibrilable. A los pocos minutos llegó la primera ambulancia de los servicios de urgencias de Florencia, que recurrieron sin éxito a un nuevo intento con el desfibrilador y le administraron adrenalina y atropina durante una hora. Pero El corazón de Jarque tampoco reaccionó.

Más información

Jarque estaba pasando por su mejor momento deportivo, una vez que el técnico, Mauricio Pochettino, le había escogido como capitán del equipo. "Es un orgullo y un reto defender la camiseta del Espanyol. Llevar el brazalete es un sueño hecho realidad", aseguró hace dos semanas Jarque, que dedicó toda su vida al club blanquiazul. Desde la plantilla prefirieron mantenerse en silencio, consternados por la peor de las noticias posibles. Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, ofreció todo su apoyo al club para tratar de agilizar los trámites y contactar con el embajador español en Italia, Luis Calvo, y el cónsul, Eduardo de la Iglesia.

En el Espanyol no daban crédito a lo sucedido. No había indicio alguno -los médicos nunca encontraron nada raro en las diversas pruebas de esfuerzo con gases, electrocardiogramas y ecocardiogramas- de que a Jarque pudiera ocurrirle algo. "En las pruebas de resistencia era uno de los más fuertes. No nos lo podemos explicar", señalan en el club. La única advertencia del futbolista se produjo ayer mismo, cuando el cuerpo técnico dio la tarde libre al equipo. Mientras la plantilla paseaba por Florencia, el jugador decidió quedarse en el hotel -algo raro en él porque siempre se rodeaba de los compañeros del equipo- alegando que no se encontraba demasiado bien.

Jarque fue trasladado al hospital general de Florencia, donde le harán la autopsia. Allí se quedaron el delegado Calzón y el médico Cervera a la espera de los resultados y de poderlo repatriar. El Espanyol decidió suspender la gira italiana. Tenía previsto para hoy un partido amistoso contra el Bolonia, pero regresará esta tarde a Barcelona.

Fotografía de archivo de Dani Jarque del pasado 31 de mayo en el enfrentamiento entre el Espanyol y el Málaga.
Fotografía de archivo de Dani Jarque del pasado 31 de mayo en el enfrentamiento entre el Espanyol y el Málaga.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción