FÚTBOL | MERCADO DE FICHAJES

Los dientes de Cissokho frustran su fichaje por el Milan

El defensa francés no pasa el examen médico por una malformación de su dentadura

El fichaje por parte del Milan del joven lateral izquierdo francés Aly Cissokho no podrá concretarse debido a que no pasó los exámenes médicos, informó hoy una fuente del Oporto. El fichaje por 15 millones de euros fue anunciado el pasado domingo, pero no podrá ser realizado debido a que Cissokho presenta "problemas dentarios", según informó el Milan. El Oporto deberá comunicar ahora esta situación oficialmente a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM).

Los médicos del Milán concluyeron que el jugador sufre una maloclusión (contacto irregular de los dientes del maxilar superior con los del inferior) que puede tener consecuencias de naturaleza ósea y muscular sobre la columna vertebral.

En la pasada temporada, el lateral francés contabilizó cuatro presencias en Liga de Campeones y jugó desde el inicio hasta el final de los dos partidos que el Oporto disputó ante el Atlético de Madrid en octavos de final de la máxima competición europea. Cissokho, de 21 años, comenzó su carrera futbolística profesional con 18 años en la segunda división francesa, en las filas del Guegnon, y en agosto de 2008 desembarcó en el Vitória Setúbal portugués, de donde pasaría a jugar en el Oporto el pasado enero. Con el Oporto se ha proclamado este año campeón de la Liga y de la Copa de Portugal.

Cissokho puede pasar así a la historia como el primer futbolista que pierde el contrato de su vida por un problema dental. El galo, que también interesaba al Atlético de Madrid, Lyon y Bayern de Múnich, iba a ganar un millón de euros (1,4 millones de dólares) por temporada. El miércoles, el revés inesperado: los médicos del Milan concluyen que el jugador sufre una maloclusión (contacto irregular de los dientes del maxilar superior con los del inferior) que puede tener consecuencias de naturaleza ósea y muscular sobre la columna vertebral.

El club Oporto ha anunciado que fue anulado el acuerdo de principio con el AC Milán para la transferencia para el club italiano del joven lateral izquierdo francés. En un comunicado enviado a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) Oporto informó de que había quedado "sin efecto" el acuerdo con los italianos debido a que el jugador "no cumplió con los requisitos exigidos por el departamento médico del AC Milán".

Su caso no tiene precedentes. En los últimos años sí se han registrado situaciones parecidas, aunque por otro tipo de problemas. La más espectacular fue la del argentino Gabriel Milito. Su fichaje en el verano de 2003 fue recibido como una bendición en el Real Madrid de las estrellas, obsesionado con encontrar un relevo adecuado a Fernando Hierro en el centro de la defensa. "Con este fichaje se cierra el discurso del central", dijo el 8 de julio el entonces director general deportivo del club blanco, Jorge Valdano, actualmente de nuevo como "brazo derecho" del presidente Florentino Pérez en su segundo mandato. Pero el debate se reabrió tres días después cuando el Madrid desestimó el fichaje de Milito porque la revisión médica encontró problemas en su rodilla derecha. El defensa central de Independiente fichó por el Zaragoza, donde cumplió cuatro temporadas a un nivel notable. Ya en el Barcelona, todo iba bien hasta que en abril del pasado año se lesionó en la famosa rodilla derecha, sin que haya vuelto a disputar un partido.

Ronaldinho, actualmente en las filas del Milan, también sufría problemas en la dentadura, aunque ello no impidió su fichaje en 2003 por el Barcelona, donde su magia y sus goles conquistaron el corazón de la hinchada azulgrana, además de dos Ligas y una Liga de Campeones europea. Quien debía de tener problemas más que serios con la dentadura era el futbolista ecuatoriano Dennis Farías, del Delfín, al que el internacional paraguayo Roberto Cabañas, del Barcelona de Guayaquil, y el argentino Sergio Décima, del Deportivo Cuenca, acusaron en 1993 de que les había mordido en la espalda.

Cabañas declaró luego, cuando era vacunado contra el tétanos por orden del cuerpo médico del Barcelona para evitar infecciones, que nunca le había ocurrido una cosa parecida, "ni siquiera con un perro callejero". Farías negó rotundamente haber mordido a los dos jugadores y denunció una campaña de desprestigio en su contra. La explicación que dio era bastante convincente: "Yo no puedo hacer tal cosa porque tengo dentadura postiza".

Cissokho celebra un gol del Oporto.
Cissokho celebra un gol del Oporto.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS