Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | FINAL DE LIGA DE CAMPEONES

El centro de Barcelona arde por tercera vez

La celebración se salda con 119 detenidos y 238 contusionados.- El Ayuntamiento cifra en 100.000 euros los daños en el mobiliario urbano

El centro de Barcelona volvió a arder anoche durante la celebración de la Liga de Campeones. Unas 100 personas -una ínfima minoría con respecto a las 100.000 que acudieron a la fiesta en la plaza de Cataluña- se enfrentaron a los Mossos d'Esquadra y causaron destrozos en comercios y en el mobiliario urbano. La juerga alternativa empezó a las dos de la mañana y se saldó con 119 jóvenes detenidos y 238 personas con heridas leves y contusiones.

Al Ayuntamiento de Barcelona le costará "entre 74.000 y 100.000 euros" reparar los daños causados en el mobiliario urbano, ha explicado la concejal de seguridad, Assumpta Escarp. Eso, a pesar de que algunos elementos (contendores, bicicletas) se habían retirado por precaución. Escarp ha asegurado que el dispositivo policial "ha ido bien" porque los daños son "menores" que en la última Champions conquistada por el Barça, en 2006.

Los daños en los comercios todavía no han sido cuantificados, aunque no han sido excesivos. Algunos establecimientos ya habían sufrido destrozos en otras celebraciones y han optado por no repararlos hasta que se disputara la final de la Champions. Ahora ya podrán hacerlo. Diversos locales expresaron sus quejas por tener que cerrar puertas antes del horario habitual.

Por tercera vez en apenas un mes, los alborotadores interpretaron la misma obra de teatro. El guión de los altercados de anoche fue casi idéntico al de la Copa y la Liga. La mayoría de aficionados se sumó a la fiesta organizada en la plaza de Cataluña -un escenario con actuaciones musicales y pantalla gigante -hasta la 1.30, media hora antes de que el metro cerrara sus puertas. El suburbano acogió a más de 300.000 personas entre las siete de la tarde y las dos de la mañana.

Mientras tanto, un grupúsculo de jóvenes se situó delante de la línea de seguridad fijada por la policía y comenzó a arrojar objetos contra los agentes. La misma jugada que en las anteriores celebraciones.

Los agentes de la Brigada Móvil (los antidisturbios) aguantaron el envite un buen rato. La masiva presencia de culés en un espacio reducido desaconsejaba una actuación contundente y precipitada. Sin embargo, el lanzamiento de objetos (botellas rotas, latas de cerveza y cualquier otra cosa que pudiera cogerse de la calle) fue a más. Los radicales movieron las vallas de protección y rompieron la línea policial.

La megafonía sirvió para avisar a los aficionados de que debían apartarse de los radicales y, en la medida de lo posible, abandonar la zona de riesgo. También para informar a los que causaban los incidentes de que, si no deponían su actitud, la policía acabaría cargando. Mientras, los agentes de paisano detuvieron a algunos de los jóvenes que lanzaban objetos.

Al final, la intervención policial fue inevitable. Algunos jóvenes cruzaron contenedores y motocicletas en las callejuelas del Raval. Los antidisturbios, junto con la Guardia Urbana, detuvieron a 119 personas por daños, desórdenes públicos y atentado a la autoridad. Dos de los arrestados están relacionados con robos con violencia e intimidación. Entre los detenidos hay un hombre de 55 años que, presuntamente, lanzó bolas de metal contra los agentes con un tirachinas.

De los 119 detenidos en Barcelona, cuatro son menores de edad. En el resto de Cataluña, otros 15 jóvenes fueron arrestados por causar daños en vehículos, quemar contenedores y romper escaparates de comercios. De los 153 aficionados heridos -los lanzamientos de objetos también fueron a parar a las personas congregadas en la fiesta- 23 tuvieron que ser trasladados al hospital, lo mismo que dos mossos heridos leves.

La fiesta continúa esta tarde por las calles de Barcelona. La rúa con los jugadores del Barça saldrá a las 18.45 horas de la plaza de las Drassanes, en el puerto de Barcelona, y continuará hasta el Camp Nou. Se prevé que los jugadores lleguen al estadio a las 21.30 horas.

La fiesta continúa por la tarde

La comunión de equipo y afición se producirá hoy a partir de las seis de la tarde. A esa hora aterrizará en El Prat el avión que traslada al grupo de Guardiola con la flamante Copa de Europa procedente de Roma. Posteriormente, los jugadores se subirán a dos autobuses que los llevarán por un recorrido por las principales calles de la ciudad y con final en el Camp Nou. La comitiva arrancará de la plaza de las Drassanes, junto al puerto de la ciudad, y completará el siguiente recorrido: Portal de la Pau, Paseo Colom (lado mar), Via Laietana, calle Fontanella, plaza Cataluña (lado mar), calle Pelai, plaza Universitat, calle Aribau, calle Còrsega, calle Comte d'Urgell, avenida Sarrià, Travessera de les Corts y finalmente, Camp Nou.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información