Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | MASTERS SERIES DE ROMA

Nadal se deshace de Seppi

El número uno pasa a octavos de final de Roma tras vencer por 6-2 y 6-3 al italiano

El número uno del mundo, el tenista español Rafael Nadal, ha firmado su pase a los octavos de final del Masters 1000 de Tenis de Roma, dotado con 2,75 millones de euros en premios, con una cómoda victoria por 6-2 y 6-3 ante el italiano Andreas Seppi, 37 de la ATP. El mallorquín ha protagonizado uno de esos partidos a los que tiene acostumbrados a sus seguidores: ni un ápice de desconcentración, ni de piedad por el rival para no complicarse la existencia ni el pase a siguiente ronda. Y más en un día en el que caía el escocés Andy Murray, cuarto cabeza de serie, ante el argentino Juan Mónaco (58).

El partido, que duró alrededor de una hora y veinte minutos, comenzó mal para el español con una rotura de saque que animó a los espectadores locales que abarrotaban la pista central del Foro Itálico de Roma, pero Nadal supo dejar claro enseguida quién es el número uno y el máximo favorito para hacerse con el título. En su debut en el torneo romano, que se disputa hasta el próximo domingo, el mallorquín estuvo bien con su servicio, sin dobles faltas, y sentenció enseguida el primer set para dosificar las fuerzas en el segundo y ratificar una victoria muy esperada.

El español deberá enfrentarse ahora en octavos de final al sueco Robin Soderling (27), quien se deshizo hoy del rumano Victor Crivoi (112) por un 6-1, 6-7 (2) y 6-1. Nadal llega a la capital italiana con la buena racha de los dos títulos conseguidos recientemente en Montecarlo y en Barcelona, y con el convencimiento de poder alzarse de nuevo con el título del Masters de Roma, que ya consiguiera en 2005, 2006 y 2007.

El número uno ha asegurado en la rueda de prensa tras el encuentro contra Seppi que siempre "es una felicidad" vencer a una "leyenda" como el suizo Roger Federer, el actual segundo en la ATP, aunque ha reconocido que detrás de cada victoria siempre siente algo de pena por la persona que es derrotada. "Contra una leyenda como Federer siempre es una felicidad la victoria, pero siempre hay una parte que lo siente" por la persona, ha insistido Nadal. El español volvió de este modo a salir al paso de la eterna rivalidad entre él y Federer, por la que los periodistas le preguntan y sobre la que Nadal dijo este miércoles que sí, que en las victorias contra el suizo también se ha sentido un poco mal por pensar en la otra persona.

"¿Habría que preguntarle a él si sintió ganarme en las finales de Wimbledon?", se preguntó acto seguido el tenista mallorquín, quien poco a poco está más cerca de dar un nuevo paso en su leyenda al ir directo hacia el título en Roma, que ya alcanzó en 2005, 2006 y 2007. "Hoy me siento un poco mal por haber ganado a Seppi porque es un buen chico", ha apuntado en este sentido Nadal.

El tenista ha hablado hoy poco de las sensaciones que tuvo en el campo del Foro Itálico ante el italiano, pues poco hubo en un partido en el que Nadal supo dosificarse hasta la victoria sin apenas muchas molestias, pero sí tuvo que aclarar que él llega a Roma, como siempre, a dar el máximo. "Vengo aquí con grandes motivaciones (...) Por supuesto que daré lo mejor y que intentaré lo mejor para batir a (el tenista sueco Robin) Soderling", ha asegurado.

Ese será precisamente su rival en octavos de final, en el segundo partido que Nadal dispute en una Roma en la que ya ha podido tener contacto con los niños y sentir que en la "ciudad eterna" los más pequeños también están pendientes de él. En este sentido, el mallorquín, quien dijo que nunca pidió autógrafos de pequeño, ha explicado que si a veces los tenistas como Federer no pueden quedarse el tiempo suficiente para firmar dedicatorias es por decisión de su equipo de seguridad y no por su voluntad. "Yo nunca pedí autógrafos. Tuve muchas oportunidades de pedirlos a futbolistas porque mi tío jugaba en el Barcelona en el Mallorca y nunca lo hice. Quizá porque era tímido".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.