Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ros Casares fuerza el tercer partido en un choque de infarto

El equipo español vence al Spartak de Moscú

El Ros Casares logró forzar el tercer y definitivo partido de la serie de cuartos de final de la Euroliga femenina de baloncesto tras vencer al Spartak de Moscú, por 73-71, en un choque que se decidió en un final de infarto a pesar de que el equipo español llegó al último cuarto con quince puntos de ventaja. Tras la derrota 65-57 sufrida en el primer partido de la serie disputado en Moscú, el equipo español supo explotar sus mejores armas para llevarse el triunfo y forzar un nuevo choque en el que se decidirá cuál de los dos equipos se gana una plaza para la Final entre Cuatro de la competición.

Después de 30 minutos en los que desplegó un gran juego, el Ros Casares se plantó en el último cuarto con una cómoda ventaja de quince puntos (65-50, m.30), pero un parcial de 0-11 de salida en el cuarto definitivo, con puntos de Lauren Jackson y Sue Bird, puso al equipo moscovita a sólo cuatro puntos de su oponente en un abrir y cerrar de ojos (65-61, m.34). El partido entró entonces en un periodo de caos. Mientras el equipo español se afanaba por mantener la concentración, las rusas se aprovecharon de las segundas opciones de las que disfrutaron bajo el tablero rival para proseguir su remontada (67-65, m.35).

Ciudad Ros Casares Valencia 73 - Spartak de Moscú 71

Ciudad Ros Casares Valencia : (27+22+16+8): Jana Veselá (2), DeLisha Milton-Jones (16), Laia Palau (4), Amaya Valdemoro (21), Erika de Souza (11) -cinco inicial- Ivana Vecerová (-), Dubravka Dacic (-), Candice Wiggins (3), Elisa Aguilar (2), Elena Tornikidou (4), Marina Ferragut (-) y Anna Montañana (10).

Spartak de Moscú : (15+18+17+21): Diana Taurasi (33), Sue Bird (8), Sylvia Fowles (14), Kelli Miller (-), Lauren Jackson (10) -cinco inicial- Marina Karpunina (4), Noelle Quinn (-), Anastasia Anderson (-), Jurgita Streimikyte (2), Tatiana Schchegoleva (-), Maria Cherepanova (-) y Irina Osipova (-).

Árbitros : Marcello Reato (ITA), Eric Bertrand (SUI) y Ingus Baumanis (LIT). Eliminaron por faltas a DeLisha Milton-Jones. Incidencias: segundo partido de la serie al mejor de tres encuentros de los cuartos de final de la Euroliga femenina de baloncesto disputado en el Pabellón de la Fuente de San Luis ante 6.616 espectadores. El club valenciano logró su objetivo de superar los 6.500 espectadores y estableció un récord de asistencia en la competición.

Cuando peor lo estaba pasando el Ros Casares, llegó la eliminación por faltas personales de DeLisha Milton-Jones, su jugadora más determinante, lo que acabó por lanzar a las rusas. En apenas cinco minutos, el equipo moscovita remontó la desventaja que había arrastrado durante la mayor parte del encuentro para igualar el choque (67-67, m.36) e instalar la inquietud en la grada.

Pero una canasta de Valdemoro desde la pintura a falta de cincuenta segundos para la conclusión del choque y una pérdida de Sue Bird cuando su equipo buscaba la victoria a falta de seis segundos, con 73-71, en el marcador acabó con las últimas esperanzasde las rusas. Hasta entonces, el equipo local no solo plantó cara a las rusas, sino que las superó en todas las facetas del juego. Desde el inicio del partido impuso un ritmo trepidante que cogió por sorpresa a su rival, que no fue capaz de reaccionar hasta el segundo cuarto.

La elevada intensidad defensiva que desplegó el equipo entrenado por Ismael Cantó, y su dominio del rebote por la buena labor de jugadoras como Erika de Souza y, sobre todo, DeLisha Milton-Jones, facilitaron el rápido despegue en el tanteador (19-4, m.4). El abanico de opciones que el entrenador local encontró en el banquillo le permitió mantener el elevado ritmo con el que sorprendió a las rusas, entre las que sobresalió Diana Taurasi (33 puntos). Sólo un ligero bache de juego y anotación en medio de un primer tiempo casi perfecto propició un parcial de 2-11 para las rusas se acercaran hasta dejar el tanteador en un inquietante (40-33, m.18). Sin embargo, el equipo español se mantuvo impasible y rápidamente restableció las diferencias en el marcador para llegar al descanso con su máxima ventaja (49-33).

Tras ampliar un poco más su ventaja (60-42, m.25), el equipo valenciano mantuvo la compostura a pesar del empuje de su rival y sólo cedió un punto de su ventaja al final del tercer cuarto (65-50). Todo lo contrario de lo que sucedió en el último parcial, cuando las lagunas de concentración y la eliminación de Milton-Jones a punto estuvieron de costar un disgusto al Ros Casares.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.