Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUEGOS OLÍMPICOS | ATLETISMO

Beitia se conforma con el séptimo puesto en salto de altura

La belga Hellebaut acaba con el cetro de la croata Vlasic y logra un sorprendente oro en altura

La saltadora belga Tia Hellebaut frenó la imparable racha de triunfos de la croata Ivana Vlasic para conquistar el oro olímpico en la prueba de salto de altura de los Juegos de Pekín con una marca de 2,05 metros en su primer intento, marca que Vlasic sólo pudo igualar en su segunda oportunidad. La belga, actual campeona de Europa en pista cubierta y al aire libre, superó el listón en su primer intento en 2.05 metros después de rebasar tras un nulo las barreras del 1.99, 2.01 y 2.03. Vlasic que igualó la marca de 2,05 después de su segundo intento, acudió a los 2,07 metros jugándose el todo por el todo con un récord olímpico que le mantuviera en la pelea por el oro. Sin embargo, tres nulos le impidieron lograr el oro olímpico, tras el Mundial conquistado en Osaka en 2007.

MÁS INFORMACIÓN

La medalla de bronce recayó en la rusa Anna Chicherova mejorando su marca personal con un salto de 2.03 metros, mientras que la gran decepción del concurso fue la vigente campeona olímpica , la también rusa y propietaria del récord olímpico Elene Slesarenko, que ni siquiera pudo irse más allá de los 2.01 metros para terminar cuarta. La española Ruth Beitia sólo pudo concluir séptima, tras firmar tres nulos sobre 1,99. La cántabra finalizó, igualada junto a la alemana Ariane Friedrich, en el séptimo lugar de la final, tras dejar el listón en 1,96 centímetros.

La cántabra ha reconocido que había "dejado pasar la oportunidad" de su vida en unos Juegos Olímpicos. La plusmarquista nacional, de 29 años, se lamentó al reiterar que no le había salido cuando trató de superar 1,99 metros, barrera que se le resistió y que significó el final de sus aspiraciones de medalla. "Estaba saltando muy bien y de sensaciones igual que en la calificación, pero no ha salido ese 99", ha afirmado Beitia, quien se ha lamentado: "Se me fue la oportunidad". La atleta ha explicado que no sabe exactamente por qué no pudo con esa altura. "Ramón (Torralbo, su entrenador) me decía que estaba alargando los últimos pasos. En los anteriores había puesto muy bien la tensión y en estos también, pero que se me iba un poco la batida", ha argumentado.

Beitia ha subrayado que "desde luego" tenía claras aspiraciones de "luchar por la medalla", pero que aunque lo había "peleado" "no ha podido ser". "Sabía que ahora estaba al 100 por cien y que esta era mi oportunidad más clara, después lo que pueda pasar no lo sé. No ha salido, no lo he demostrado, no sé cómo decirlo. No estoy decepcionada. En Osaka igual no peleé los tres últimos (saltos), pero aquí he peleado toda la competición", ha explicado. La cántabra ha insistido en que 1,99 es una "altura asequible" para ella y que pensaba que en la final podía superar el récord de España (2,02), por lo que "podía estar cerquita o en las medallas". La rusa Anna Chicherova fue bronce con 2,03.

"Lo intentaremos el año que viene en Berlín (Mundiales). Seguiremos con la misma ilusión que hasta ahora preparando cualquier competición y esperemos que en Berlín pueda estar otra vez", ha deseado. Tras señalar que no quería enjuiciar la actuación de la selección española de atletismo en Pekín, donde no ha conseguido medalla alguna, pero que estaban "tristes todos", ha considerado que su más claro relevo en el salto de altura es Gema Martín Pozuelo, a la que "le queda por mejorar mucho" pero que "lo va a conseguir". Ahora Ruth Beitia le queda cerrar la temporada con las reuniones de la Liga de Oro, así como la final del Grand Prix si acaba entre las ocho primeras clasificadas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.