Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JJ 00 | ATLETISMO

Constantina Tomescu, campeona olímpica de maratón

La rumana de 38 años consigue el éxito más brillante de su carerra

La rumana Constantina Tomescu ha logrado el éxito más brillante en su dilatada carrera y se ha proclamado hoy, con 38 años, campeona olímpica de maratón. Bronce en los Mundiales de Helsinki''05 y campeona de medio maratón en Edmonton''05, se impuso con un tiempo de 2h26:44. Tomescu, Dita de soltera, se escapó del grupo justo antes de la mitad de la prueba y resistió sin problema alguno para conseguir el título olímpico. Completaron el podio la keniana Chatherine Ndereba, campeona mundial en Osaka''07 y en París''03, y la china Chunxiu Zhou, quienes llegaron a 22 segundos de la vencedora.

ras perderse los últimos Mundiales de Osaka''07 por una tendinitis en la rodilla izquierda, y con una mejor marca personal de 2h21:30, Tomescu dio una lección de arrojo y de confianza en las propias posibilidades. Había sido vigésima en Atenas''04, pero en Pekín demostró ser la más fuerte con mucha diferencia. Asestó el golpe de gracia antes de la mitad de la prueba y se escapó sin desmayo para ganar con un crono de 2h26.44. El día había amanecido gris, al contrario que los dos precedentes, con 23 grados y un porcentaje del 73% de humedad. Las atletas lo agradecieron tanto en la salida, en la plaza de Tiananmen, como en la meta, en el Nido, a donde comenzó a llegar público desde las 7.00 de la mañana para llenar por completo los graderíos a la llegada. A las 7.30 horas comenzó la prueba sin la defensora del título, la japonesa Mizuki Noguchi, baja por lesión, y con el regreso a la actividad de la plusmarquista mundial, la británica Paula Radcliffe, tras superar una fractura en el fémur, y Ndereba como otra gran referencia.

Nadie se movió de verdad en la primera mitad de la carrera. Las atletas optaban por administrar reservas y las grandes favoritas tampoco se dejaban ver mucho salvo Radcliffe, aunque distaba mucho de ser la Paula de siempre, y Ndereba, a la que gusta incluso dejarse descolgar. Los avituallamientos y algunos barullos provocaron las únicas

alteraciones. En una de ellas, la estadounidense Deena Kastor, bronce en Atenas''04, se lesionó en el pie derecho y tuvo que abandonar. Era el kilómetro cinco y el cartel perdía a una de sus ilustres, como después ocurrió con otra de las aspirantes y líder del bloque japonés, Reiko Tosa, bronce en Osaka, quien se desmoronó y antes del medio maratón ya agonizaba por las calles de Pekín.

La británica Liz Yelling fue de las más activas antes y después de caerse en otro barullo, como la animosa Marmorallo Tjoka, de Lesoto, su aventura al frente del grupo finalizó justo después de que el circuito volviera a pasar por Tiananmen (km.15) por un problema también en el pie derecho. Fue un medio maratón de desgaste, de ir paulatinamente ''limpiando'' el numeroso grupo cabecero, del que no tardaron mucho en quedar atrás las españolas Alessandra Aguilar y María José Pueyo, y en el que tampoco tuvieron mucha presencia otras ilustres como la australiana Benita Johnson o la serbia Olivera Jevtic.

Ante esta situación solamente hacía falta esperar a que alguien perdiera la paciencia y optara por dar realmente el golpe de gracia para romper la prueba. La protagonista fue Tomescu. La rumana aprovechó un tirón inicial de Yelling para cambiar el ritmo de manera brusca e irse de manera irremisible para pasar ya en solitario el medio maratón (1h15:11). El resto de aspirantes, ya sin la española Yesenia Centeno, que no pudo soportar el duro ritmo, rechazó de entrada el desafío. Aún quedaba mucho y optaron por dejar hacer a la rumana.

En el kilómetro 25, su ventaja era ya de 34 segundos y la diferencia iba en aumento, por lo que Radcliffe decidió asumir de entrada la responsabilidad en el grupo. Pero la rumana, poderosa en su zancada, quería soñar y hacerse con la corona a los 38 años. No se rendía y ni siquiera el ritmo, ahora sí, de persecución impuesto por las chinas Xhunxiu Zhou y Xiaolin Zhu impedían que por el kilómetro 30 su ventaja fuera ya de 57 segundos.

Corta de forma, Radcliffe se descolgó del grupo de perseguidoras y aunque trató de resistir con su característico estilo, no pudo estar en la lucha en el momento clave y se descolgó, al contrario que Ndereba, que como siempre estuvo atrás pero que en el momento de la verdad aparecía en el lugar adecuado. Su compatriota Martha Komu y Ndereba relevaban a las chinas a falta de siete kilómetros, cuando Tomescu, con una zancada amplia y potente y un braceo casi hasta aparatoso, disponía de 1:10 de ventaja en el km.35. La rumana no acusó el desgaste de la aventura en solitario, y se dirigió al Nido con el poderío del que se sabe ganador, mientras que por detrás la lucha por la plata y el bronce quedó entablada entre las kenianas y las chinas. Komu llevaba tiempo mostrando señales de gran desgaste y Zhu tampoco pudo aguantar justo antes de la entrada al estadio, con lo que se jugaron las dos medallas restantes Ndereba y Chunxiu Zhou ya en la misma pista.

Fue un sprint sostenido, con cambios de posiciones en el que se impuso Ndereba en los últimos metros para revalidar la plata que había logrado en Atenas, mientras que Tomescu ya celebraba su éxito más importante con el que ponía la guinda a largos años de sacrificio al que le faltaba un gran oro en unos Juegos o unos Mundiales. La mexicana Madaí Pérez fue la mejor latinoamericana, como era previsible, y estuvo entre las mejores hasta que el ritmo de persecución a Tomescu fue demasiado alto. Cedió y concluyó en la decimonovena plaza, con un tiempo de 2h31:47. Mientras tanto, la mejor española fue Yesenia Centeno, que se desmoronó tras estar con las mejores hasta el medio maratón y acabó cuadragésima quinta con 2h36.25.