FÚTBOL | SEVILLA

Lopera dispuesto a vender el Betis a un joven empresario sevillano

Luis Castel ha ofrecido a Lopera 50 millones de euros por el 54% de las acciones que controla del club

El Betis está en venta. Esa es la principal conclusión, o la única que puede extraerse por ahora, después de que el actual máximo accionista del club y la web oficial de la entidad confirmasen ayer la existencia de al menos una oferta en firme por el club verdiblanco, y de que Manuel Ruiz de Lopera haya afirmado que la está estudiando. Luis Castel, un joven empresario sevillano de 39 años, ha ofrecido a Lopera 50 millones de euros por el 54% de las acciones que controla del club. Fuentes muy cercanas a la negociación indicaron que Castel llegó el pasado miércoles a un principio de acuerdo, calificado como "básico", para adquirir las acciones de Lopera. "Parece que Lopera ha decidido vender. Llevamos desde febrero negociando, y más intensamente los últimos 25 días, y nos parece que ahora si tiene intención de vender", afirmaba esta fuente próxima a Castel, quien, no obstante, indicó que la operación tiene aún muchos flecos pendientes. "Ahora vendrá una parte técnica para ver los contratos que tiene el club y ajustar todo. La intención nuestra es comprar el paquete completo de acciones e iniciar la temporada al frente del club", añadía esta fuente.

Más información

Según la web oficial del Betis, el principio de acuerdo ha paralizado las operaciones de fichajes que estaba ultimando el club y a las que iba a hacer frente personalmente el máximo accionista. En concreto la del volante Achille Emana (Yaoundé, Camerún, 5 de junio de 1982), futbolista camerunés, que juega en el Touluse. Asimismo, el comprador habría visto de buen grado el anuncio de Lopera de que el club y el Ayuntamiento de Benacazón (Sevilla) han firmado un protocolo de convenio urbanístico para construir una ciudad deportiva sobre 40 hectáreas del municipio sevillano. Un anuncio que fue realizado el pasado viernes por la radio oficial del club y que fue precedido de un desmentido: "Lopera no vende", en relación a los rumores incesantes desde hace meses de que el club podría cambiar de manos.

Lo cierto es que la negociación, pese a que por una y otra parte existen intermediarios, la están llevando de manera personal Lopera y Castel. Y que la operación tardará al menos dos semanas en concretarse, dado el complejo entramado de empresas que Lopera ha tejido en torno a la gestión del club. Con sociedades propietarias de los contratos de los futbolistas, otras que avalaban y respondían de los presupuestos ordinarios y otras que tienen el propiedad los derechos urbanísticos que el club ha conseguido para sus terrenos juntos al estadio el virtud de un convenio con el Ayuntamiento de Sevilla.

Fuentes jurídicas que asesoran al actual propietario mayoritario del club afirmaron ayer desconocer las gestiones para la venta. "Lo sabemos por la prensa, igual que conocimos el pasado viernes el asunto de Benacazón. Lo único cierto es que ese tema no paraliza la acción judicial contra Lopera y sus sociedades, entre ellas Encadesa y Tegasa, a quien la Fiscalía de Sevilla denunció el pasado mes de marzo por delito societario por valor de 11 millones de euros. A esta denuncia se han adherido tres asociaciones de accionistas minoritarios y socios, llamadas Beticos por el Villamarín, Por nuestro Betis y Liga de Juristas Béticos.

Los asesores jurídicos que representan a Lopera entienden que la venta o la salida de Lopera del Betis sería beneficiosa en dos sentidos. Por un lado, se reduciría la presión social y mediática sobre la acción judicial, y por otro, se demostraría "a su entender" que el club vale dinero por cuanto hay alguien que lo compra por una importante cantidad de dinero. Lo cierto es que desde este despacho jurídico se dudaba aún de la intención de venta de Lopera.

Por otro lado, tanto el anuncio del protocolo para hacer una ciudad deportiva, como otro anuncio aún no concretado de un "fabuloso" contrato publicitario por parte del club, parece que encarecerá la operación de compra, Ambos son futuribles. En el primer caso, faltan múltiples trámites administrativos municipales y autonómicos para concretar el proyecto de ciudad deportiva, y el contrato publicitario es aún un mirlo blanco.

Para enredar aún más el complicado proceso de venta, el ex presidente del Betis y actual integrante de la plataforma opositora a Lopera, Béticos por el Villamarín, Hugo Galera, anunció ayer que dicha asociación ha pedido la suspensión "temporal" del convenio urbanístico firmado entre el club y el Ayuntamiento de Sevilla, por el que se terminará el estadio de Heliópolis y se construirán unos edificios anexos en la propia zona aledaña.

Luis Castel, de los caballos al espacio y al Betis

El aspirante a conseguir el control del Real Betis Balompié es un autentico desconocido para la masa social del club. Un ciudadano ignoto al que sólo los titulares de los periódicos en último año han sacado del anonimato. Luis Castel Romero es un sevillano de 39 años, casado y con cuatro hijos, hasta ahora muy conocidos en círculos hípicos e inmobiliarios. Bético de toda la vida, y de familia bética, según cuentan sus allegados, su yeguada Torreluna de caballos de pura raza española ha acaparado multitud de premios en los últimos años en certámenes nacionales e internacionales. Premios que no han sacado al estrellato mediático a su propietario que no ha salido del círculo especializado de quienes se dedican a esa actividad ecuestre. Asimismo, amparado por el boom inmobiliario, Castel se ha colocado en la cima de los promotores inmobiliarios andaluzas con participaciones en una decena de sociedades, que tampoco le han hecho saltar al mundo mediático. Además, Castel posee importantes participaciones accionariales en empresas emergentes del sector de las energías renovables y en el pujante sector aeronáutico andaluz, elevado como segundo polo de esta industria a nivel nacional.

Lo más visto en...

Top 50