Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | RACING DE SANTANDER

Marcelino deja el Racing de Santander entre lágrimas

El entrenador asegura que tomó la decisión en marzo, "con la cabeza fría", y que no tiene firmado nada con ningún equipo

Marcelino García Toral, entrenador del Racing de Santander, ha anunciado que deja el club cántabro cántabro para irse "a casa" y, entre lágrimas, ha dicho que se va de Santander tras unos días "alegres pero muy duros" y después de haber vivido "una bonita historia, que", ha admitido, "no esperaba". "Los objetivos conseguidos son superiores a los previstos, una segunda temporada podría suponer la pérdida del encanto", ha explicado García Toral, que ha aclarado que tomó esta decisión a finales de marzo, "con la cabeza fría".

"Lo único que quiero decir es que no soy un desagradecido", ha añadido el técnico asturiano, que ha reconocido que en los últimos días, junto con su equipo formado por su segundo, Rubén Uría y el preparador físico, Ismael Fernández, había valorado la posibilidad de revocar su primera decisión. Después de clasificar al Racing para la UEFA y tras las numerosas muestras de reconocimiento que le han brindado a Marcelino en los últimos días desde todos los sectores de la sociedad cántabra, el técnico ha preferido mantener la decisión que adoptó inicialmente "desde la paz, la estabilidad y con la cabeza fría". "Esta bonita e inesperada historia que nos ha tocado vivir podría cambiar", ha opinado Marcelino, consciente de que el fútbol todo depende de "si el balón entra o no entra". "Es difícil superar esto", ha agregado el técnico, sin que le dolieran prendas a la hora de reconocer que, en su decisión "hay una parte de miedo".

MÁS INFORMACIÓN

"Es difícil repetir cuando los objetivos que se logran son muy superiores a los previstos", ha resumido el técnico asturiano, que ha hecho hincapié en que se marcha para irse "a casa", porque, ha explicado, "ahora no tenemos nada firmado, ni adelantado, ni hablado con ningún equipo, aunque en su día sí hubo algo". Y ha rematado la explicación argumentando que "si cambiara ahora de decisión en beneficio propio sería un veleta y perder lo que siempre fuimos. Y nunca hay que renunciar a lo que somos".

Además, ha dejado claro que deja la "puerta abierta" para volver a entrenar al Racing y que le gustaría tener esa posibilidad "siempre que haya pasado un tiempo por medio". También ha explicado que la decisión que adoptó hace dos meses no fue comunicada a la afición por el "interés del Racing", ya que, a su juicio, "el Racing, Santander y Cantabria están por encima de las personas que ocupan los cargos". Y ha añadido que "el Racing no puede ser plato de segunda mesa", para explicar otras de las razones por las que considera que no debe modificar ahora su decisión por el hecho de no contar con una oferta para entrenar la próxima temporada.

Marcelino ha expresado su agradecimiento a todos los estamentos del club y, especialmente, a los futbolistas de la plantilla "por su máxima actitud, disposición y respeto". También ha hecho extensiva su gratitud a la afición, en el momento más emotivo de conferencia de prensa de Marcelino, que, entre lágrimas, ha reconocido que "los últimos días han sido alegres... y duros". "Es complicado que la próxima temporada empecemos entrenando, porque a día de hoy no ha surgido una posibilidad interesante", ha insistido Marcelino, y también ha señalado que en su mente no está la idea de dirigir al Sporting.

"El Sporting tiene entrenador con contrato y espero que ascienda de todo corazón", ha destacado el entrenador asturiano, para quien "es difícil, por no decir imposible", que entrene al equipo de su tierra "a corto plazo". En el momento del adiós, la congoja no sólo atenazó a Marcelino, sino que también ha hecho mella en el presidente del club, Francisco Pernía, que consideró que "hoy es un día de alegría por los resultados y de tristeza porque se rompe la relación con el equipo técnico". "Marcelino es una gran persona y un gran profesional", ha opinado Pernía con la voz entrecortada y, antes de fundirse en un abrazo con el técnico, ha subrayado que "siempre tendrá abiertas las puertas del Racing".