FÓRMULA UNO | GP DE MALAISIA

Raikkonen se reconcilia con Sepang

El finlandés gana cinco años después ayudado por la penalización de Hamilton y el abandono de Felipe Massa

El primer circuito auténtico de la temporada (Albert Park es un híbrido entre circuito y trazado urbano) ha evidenciado la capacidad de reacción del equipo Ferrari en apenas una semana. Casi nada de lo ocurrido en Melbourne se ha repetido hoy en Sepang, un circuito que, un lustro después, vuelve a tener a Kimi Raikkonen en lo más alto del podio. Esta vez no hubo errores mecánicos, ni problemas de tracción en los monoplazas; sólo el abandono de Felipe Massa, por error, supuso la mácula a una carrera dominada por el finlandés de la Scuderia. Maduro e impecable, el vigente campeón esperó su turno para ponerse delante, firmar su primera victoria de la temporada y despejar dudas sobre su calidad para representar a un equipo tan legendario como Ferrari.

Más información

Ni siquiera Hamilton, la principal amenaza de Kimi y Felipe Massa, pudo hacer sombra a los tiempos de Ferrari. La penalización impuesta por los comisarios -Hamilton impidió que sus rivales completaran con éxito su vuelta rápida en la 'pole' de ayer- mermó muchas de sus aspiraciones, pero su presencia amedrentaba pese a salir desde la novena plaza. Y Fernando la padeció en las primeras curvas. El asturiano, dos puestos por delante, intentó tapar al británico en la salida, pero su coche, inferior y casi ingobernable, y Hamilton no necesitó más que dos giros para deshacerse de su ex compañero. Ferrari, sin problemas, comenzó a poner tierra de por medio a sus perseguidores. Y en mitad del idilio con McLaren, el BMW de Kubica y el Toyota de Trulli daban equilibrio a una carrera que contaba con más de dos candidatos.

Alonso, más libre de presión que el resto, mantenía su duelo personal con Heidfeld y los dos Red Bull de Webber y Coulthard a la espera del caos que no llegó. No hubo accidentes; tampoco lluvia, y sin errores pero sin apenas posibilidades, el asturiano se valió únicamente de su destreza al volante de su R28 para mantener la compostura dentro de la pista. No hubo suerte esta vez. Renault no es tan competitivo como BMW y Red Bull, sigue por debajo de McLaren y está infinitamente lejos de Ferrari, que jugó hoy en otra división, inalcanzable, con una renta de más de 20 segundos sobre Hamilton cuando sólo habían transcurrido 12 vueltas. El británico, en cambio, no se daba por vencido. Buscaba una remontada épica a base de frenadas y ataques a sus predecesores, y poco a poco, la promesa inglesa se acercaba al cuarteto de cabeza.

Entonces, con el primer paso por boxes, cambió la historia. Massa entraba en la vuelta 26, y Raikkonen, hasta entonces segundo, se quedaba solo en pista jugando sus cartas: dos vueltas rápidas y un repostaje de 7,9 segundos (uno menos que el de su compañero) le colocaban líder, y Iceman, cómodo al frente, ya no se despegó del primer puesto. Raikkonen ha dejado atrás los errores del pasado, ha sido campeón en 2007 y se siente ganador dentro de la pista. Y eso se traduce en actuaciones como la de Malaisia, donde la presión no era para él, sino para el resto. Felipe Massa fue uno de ellos; acusó el mandato del finlandés, y terminó decepcionando al salirse de pista en la vuelta 28.

Raikkonen, inalcanzable

No menos complicaciones tuvo Hamilton en su primera entrada al box. Un error de los mecánicos al cambiar la rueda delantera derecha demoró su repostaje casi 20 segundos, y su regreso a pista fue como comenzar de nuevo la carrera, con Alonso por delante y con todo el trabajo por hacer. Todavía quedaba tiempo, pero el muro esta vez fue Mark Webber, y vuelta a vuelta, Hamilton vio desmoronarse sus aspiraciones al cajón malayo.

La salida de Massa redujo posiciones, pero Raikkonen siguió siendo dueño de la carrera. Con 20 segundos de ventaja sobre Kubica, y 40 sobre Kovalainen, el cavallino galopaba hacia su primera victoria dejando el interés en la parte trasera de la pista. Hamilton seguía la estela de Jarno Trulli y Alonso la de Webber, pero la veteranía se impuso esta vez a la destreza. Hamilton concluía quinto y Alonso octavo: lo previsto para el asturiano, no para el inglés. Alonso deberá soportar paciente el calor de Bahrein a la espera de dar más tralla y aspirar al podio.

Fernando Alonso ha finalizado en octavo lugar en el Gran Premio de MalasiaCNN+

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50