JUEGOS OLÍMPICOS PEKÍN 2008

El COI confirma que ningún país boicoteará los Juegos de Pekín

La Comisión Médica del COI advierte del peligro de la polución en pruebas de esfuerzo al aire libre

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, anunció anoche que ningún país ha llamado a boicotear los Juegos Olímpicos que se celebrarán el próximo verano en Pekín, pese a que en las últimas fechas han surgido tensiones entre China y Occidente a cuenta de la organización de la cita deportiva, como la negativa de algunos deportistas a entrenarse en Pekín por la alta polución o el exceso de esteroides en la comida denunciado por países como Estados Unidos y Reino Unido.

"No ha habido absolutamente ningún llamamiento al boicot por parte de ningún gobierno, y estamos muy animados por la posición de la Unión Europea y la mayoría de gobiernos del mundo que han dicho de manera unánime que los boicots no son la solución", ha dicho Rogge desde Trinidad.

Más información
El COI llama a una solución pacífica de las tensiones en Tíbet

Reunidos en Brdo (Eslovenia), los ministros de la Unión Europea y del Comité Olímpico Europeo (COE) firmaron una declaración que sostiene que "deporte y política no deben mezclarse". La misma descarta que la violenta represión de las protestas en el Tíbet contra la ocupación china desemboque en un boicoteo a los Juegos porque "los deportistas serían los más perjudicados, como en Moscú 1980 y Los Ángeles 1984", explicó Togay Bayatli, vicepresidente del COE. "Sería un error cargar al deporte lo que allí sucede", añadió Erica Terpstra, presidenta del comité holandés.

La cancillería de Rusia ha calificado de "inaceptables" los intentos de politizar los Juegos. El Gobierno ruso, que considera a Tíbet como parte inseparable de China, se mostró "esperanzado con que las autoridades chinas detengan las protestas ilegales y normalicen la región". En este sentido, la Comisión Europea, a través de su portavoz de Exteriores, Christian Hohmann, pidió "contención" al controlar las revueltas, que, según el exiliado Gobierno tibetano, han supuesto casi 100 muertos.

Riesgo por la polución

Con todo, la polémica envuelve la antesala de los Juegos Olímpicos de Pekín del próximo mes de agosto. A las revueltas en el Tibet y la violenta represión de las manifestaciones se unen las noticias alarmantes sobre los altos índices de polución de la capital china. La Comisión Médica del COI ha admitido también que, debido a la contaminación, puede haber "algún riesgo" para los deportistas que participen en pruebas de esfuerzo al aire libre. En concreto, el COI cita el ciclismo en ruta, la bicicleta de montaña, el maratón, la natación en aguas abiertas, el triatlón y la marcha. Según una nota difundida hoy por el organismo internacional, sus expertos crearán comisiones de trabajo con las federaciones afectadas para elaborar un ''plan B'' en caso de que las condiciones aconsejen no disputar una prueba.

"Para las pruebas al aire libre que suponen un mínimo de una hora de esfuerzo físico continuo a alto nivel", dice el comunicado antes de enumerar las disciplinas citadas, "las investigaciones realizadas de la Comisión Médica del COI indicaron que puede haber algún riesgo. El COI, por tanto, trabajará con las federaciones internacionales para poner en marcha procedimientos que permitan activar un plan B si es necesario. El procedimiento", añade la nota, "incluirá un análisis diario de la calidad del aire y de las condiciones meteorológicas en la sede, la entrega de informes por parte de la Oficina de Protección del Medio Ambiente de Pekín al COI y a las federaciones, y la decisión conjunta del COI y de la federación de posponer la prueba si es necesario".

El COI subraya, sin embargo, que ha analizado detenidamente todos los valores sobre la calidad del aire registrados entre el 8 y el 29 de agosto de 2007 -un año antes de los Juegos- y ninguno de ellos resultó preocupante. "Esta conclusión viene avalada por el hecho de que ninguno de los médicos que atendieron a los equipos durante las pruebas test de agosto de 2007 informaron al COI de problemas de salud relacionados con la calidad del aire", señala la nota. Tampoco hubo incidentes reseñables durante los Mundiales de Atletismo Júnior de agosto de 2006.

El sueco Arne Ljungqvist, presidente de la Comisión Médica del COI, señala que el análisis de los datos "indica que la salud de la gran mayoría de los atletas que competirán en los Juegos no se verá deteriorada. Puede ser que algunas pruebas no se disputen en unas condiciones óptimas -lo cual es una realidad en todas las competiciones deportivas- y que no se batan récords en Pekín. Sin embargo", se consuela, "en los Juegos se trata de competir en el espíritu olímpico más que de batir récords. En los pocos deportes en los que vemos un posible riesgo, estaremos atentos a la situación diariamente y tomaremos cualquier decisión que sea necesaria para asegurar la protección de la salud de los atletas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS