Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | VALLADOLID 0- OSASUNA 0

Osasuna hace temblar al Valladolid

En el cuadro de Mendilibar sólo ha marcado Llorente en los dos últimos meses

El Valladolid, al borde del descenso, cada vez tiene peor pinta. Cada minuto en el césped se ha convertido en un suplicio. Ha perdido los rasgos que le convertían en algo más que un aspirante a bajar. Contra un rival directo, Osasuna, pasó otro mal trago porque ha dejado de saber a lo que juega y porque tiembla cuando adelanta las líneas, cuando le atacan por la banda, en los saques de esquina y cuando está cerca del gol. Nadie es capaz de marcar. En los últimos dos meses sólo lo hizo Llorente. Y Vivar erró ayer a puerta vacía.

Mendilibar cambió su esqueleto: Vivar, al enganche; Camacho, en el medio centro; Kome, a la izquierda. El galimatías tardó un rato en resolverse y no tuvo consecuencias porque Osasuna se halla en una situación similar y porque lejos de Pamplona su rendimiento es pírrico, aunque en ese rato le dio tiempo a enviar un balón a la madera. Cuando el Valladolid se reincorporó al partido, se encontró con un regalo, pero las ideas se han agotado y el que ponía alguna, Vivar, se encontraba demasiado desconectado en un lugar que no le pertenece. Ciganda lo vio fácil. Colocó a Font en la dirección y los problemas se disolvieron. Sola se convirtió en un tormento para García Calvo, envió un balonazo al larguero y, cuando se fue al banquillo, Osasuna decidió firmar la paz porque un punto ahora comienza a ser algo más que un punto, sobre todo en partidos tan espantosos como el de ayer.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.