Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Un sólido Maccabi aleja al Unicaja del liderato

Descalabro malagueño que sigue segundo de grupo

El Unicaja no pudo alcanzar al Lietuvos Rytas y continuará en la segunda posición del Grupo B, por su derrota de hoy ante el Maccabi, que le iguala en la clasificación con ocho victorias, aunque pudo salvar en el último instante la diferencia de veintitrés puntos que traía de Málaga. Los dos equipos salieron a la cancha del Nokia Arena, por cierto repleta, con muchas precauciones. El Maccabi, con muchos problemas extradeportivos por la detención del base estadounidense Will Bynum, que jugó algunos minutos, necesitaba por todos los medios la victoria para no alejarse del Unicaja y del Lietuvos Rytas.

El partido fue muy igualado en los dos primeros cuartos. El pívot estadounidense del Maccabi Marcus Fizer, impuso su ley debajo de los tableros y con dieciséis puntos fue el máximo anotador en los veinte minutos iniciales. Ni el pívot senegalés Boniface N'Dong ni tampoco el puertorriqueño Daniel Santiago, que volvía a jugar después de un mes de baja por lesión, podían con el jugador del equipo israelí.

En los primeros diez minutos, el Unicaja mantuvo el nivel. Fue por delante en algunos momentos 25-27, minuto 9, y maniató al Maccabi, sobre todo a sus lanzadores más peligrosos como el alero estadounidense David Bluthenthal o el escolta Yotam Halperim. Entre el alero estadounidense Marcus Haislip y el escolta Berni Rodríguez, con la estimable ayuda del base Carlos Cabezas, frenaron las embestidas del conjunto israelí.

El Maccabi sabía perfectamente de lo que era capaz el Unicaja. Lo vivió en el Martín Carpena, por lo que su intensidad, sobre todo defensiva, tenía que ser absoluta y rayando la falta personal. Con el cambio de entrenador, Zivka Shref, parecía que había recuperado la ilusión. En el segundo periodo las ventajas locales comenzaron a ser algo peligrosas. 37-31, minuto 16, que originó un tiempo muerto del técnico italiano, Sergio Scariolo.

El Unicaja había perdido su identidad. Ya no tenía tanta facilidad para anotar y la defensa local cerraba perfectamente el rebote y ponía en evidencia a los hombres altos como N´Dong y Santiago. Tampoco Germán Gabriel, tenía su día desde la línea exterior. Al descanso se llegó con un remediable 44-39.

El tercer cuarto no mejoró para el Unicaja. El Maccabi no dejó escapar la ventaja con la que se fue a los vestuarios e incluso imprimió más velocidad a sus acciones, lo que impidió que el conjunto cajista pudiera realizar lo que le ha llevado a la cúspide, la defensa. La diferencia comenzaba a ser insalvable. 56-47, minuto 25. El Unicaja perdía muchos balones, erraba en el tiro y el rebote siempre llegaba a las manos de los jugadores del Maccabi. Había poco que hacer y la derrota volaba por las mentes de los hombres de Scariolo. 61-54, minuto 30.

La diferencia no era excesiva, pero al Unicaja no se le veía consistencia y el desbarajuste defensivo era total. En cambio, el Maccabi, espoleado por su público, quería redimir el severo correctivo que le inflingió el quipo andaluz en Málaga (93-70). El conjunto israelí muy superior comenzó a buscar el basket average a partir del minuto 34 con 68-58. El Unicaja era un alma en pena en el campo y el Maccabi con todo a favor intentó igualar los veintitrés puntos del Martín Carpena, pero el Unicaja los pudo defender en los últimos segundos para concluir 87-68.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.