Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO

El Unicaja rompe la maldición

El equipo malagueño vence al Barça (67-64) y consigue el pase para la Final Four

El Unicaja tumbó al Winterthur FC Barcelona (67-64) en el Martín Carpena en un final de partido muy igualado y resuelto con un magistral triple de Pepe Sánchez en los últimos segundos que le da la clasificación al conjunto malagueño para la ''Final Four'' que se disputará dentro de tres semanas.

Con el empuje de su incondicional afición, y con la majestuosa dirección de Sánchez, ayudado por la figura de Marcus Brown, el equipo andaluz logró su billete para el olimpo europeo, en donde se concentrarán los cuatro mejores equipos del baloncesto continental, entre los que también se encuentra el Tau Vitoria, que se clasificó la semana pasada.

Además, Sergio Scariolo, técnico del Unicaja, fue de nuevo el talismán de sus pupilos, ya que mantuvo la estadística que dice que nunca ha perdido una eliminatoria en el último partido de la serie. Se rompe así la maldición que pesaba sobre los malagueños cuando se medían al Barcelona, a quién nunca habían ganado en unos ''play-off''. La magnitud del duelo pesó sobre los hombres de Dusko Ivanovic en el inicio, y en especial sobre la silueta de Juan Carlos Navarro, desafortunado de cara a canasta y desaparecido ante la gran defensa que todo el Unicaja ejerció sobre él.

Sin esa referencia ofensiva, el Barça se estancó en ataque ante la velocidad y la versatilidad del juego local que, pese a no poder contar finalmente con Daniel Santiago, desarboló a los azulgranas desde la línea de 6,25 con unos porcentajes envidiables. La ''mano'' de Brown y la visión de Pepe Sánchez, unido a unos espléndidos números en el rebote, validaron todas las virtudes del Unicaja en la primera mitad, lo que les llevó en ventaja al intermedio (38-32), ante la impericia y la precipitación de los culés.

Pepe Sánchez, decisivo

Sin embargo, las dudas le llegaron al equipo andaluz en el tercer cuarto, precisamente justo cuando el Barcelona parecía un cadáver sobre el parqué malagueño. Los de Scariolo se dejaron empatar a 48 y el encuentro se marchó igualado hasta el final. En ese momento, el equilibrio evitó grandes alardes de los anotadores, condenados a jugársela desde la línea de tiros libres.

Pero el base argentino Pepe Sánchez apareció a escena de manera fascinante, con un triple a falta de siete segundos, que ejecutó al Bara, incapaz de igualar en sus ataques posteriores, y que cita al cuadro andaluz con su historia el próximo 4 de mayo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.